Haga CLIK en nuestra publicidad. APOYE A LA CULTURA. 點擊我們的觀眾。是支持文化
Click on our advertising. IS support for culture Klicka på vår annonsering. Är stöd till kultur Google の広告をクリックします。培養のためにサポートされています
Horizontal animated rules

Albisteak

IBBYren 2010eko Nazioarteko Biltzarra Santiagon izango da

2010eko irailaren 8tik 12ra burutuko da IBBYren 32. Nazioarteko Biltzarra Santiagon, Galizian. OEPLIk (Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil) eta bereziki honen Galiziako atal Galix-ek (Asociación Galega do Libro Infantil e Xuvenil) antolatuko dute. "Gutxiengoen indarra" (The strength of minorities) izango da bertan landuko den gai nagusia. Horretarako, hainbat hitzaldi, mahai-inguru, mintegi eta tailer ari dira antolatzen. Izen emateko epea irekita dago jada.

Udarekin batera ikasteko aukerak zabaltzen dira

Urtero moduan, udaberri-uda inguruan hasten zaizkigu ikastaro berrietara izena emateko aukerak iristen. Euskal Herriko Unibertsitateko Udako Ikastaroetan badago aukera andana. Aurten, besteak beste, Virginia Imazek ahozkotasunari buruzko ikastaro bat eskainiko du uztailaren 1etik 3ra.

UEUko Udako Ikastaroen artean ere badira Haur eta Gazte Literaturaren esparruan lanean dabiltzan profesionalentzat hainbat aukera: ipuin tailerra, idazketaren psikologia eta pedagogiari lotutako tailerra edota liburutegi digitalei eskainitakoak, besteak beste.

Azkenik, Salamancako Fundación Germán Sánchez Ruipérezek "Lectura en la red y redes en torno a la lectura" izeneko Haur, Gazte eta Eskola Liburutegientzako Jardunaldiak prestatu ditu maiatzaren 28, 29 eta 30ean.

Agendan lekua gordetzen hasteko garaia da, udan ikasi nahi duenarentzat.

Bereziak

Behinola 19 kalean da.

Postal literarioak eskuratzeko aukera Galtzakizunak atalean!

Galtzagorri Elkartea · Zemoria 25, Behea 20013 Donostia ·
Click para ampliarHace mucho tiempo. La Historia Argentina en relatos para niños.
Teresita Alvado de Lardizábal, infatigable docente santafesina, nos sorprende y gratifica con estos relatos de hechos y anécdotas de nuestra Historia. Embellecidos por una redacción amena y fluida, estos cuentos nos acercan acontecimientos del pasado que fueron, son y seguirán siendo parte viva de nuestra historia.

Estamos frente a un texto irremplazable como apoyatura didáctica, tanto en hogares ocupados en dar a sus niños raíces culturales como para los docentes que deseen acercar la historia de una manera vivencial y suscitadora de afectos hacia figuras clave de nuestro crecimiento como nación. Silvia Florentino de González
950-9015-22-9
96 páginas
---
PVP: $22,00
La Guía de actividades fue realizada por Silvia Florentino de González.

Notas de Prensa

Teresita Alvado de LardizábalTeresita Alvado de Lardizábal
Venado Tuerto. Santa Fe. Es escritora y poeta para niños. Profesora de Jardín de Infantes y Profesora de Música, culminó su carrera docente como supervisora del Nivel Inicial en el Ministerio de Educación y Cultura de la Provincia de Santa Fe.
Su quehacer literario -poesías, cuentos, adivinanzas y trabalenguas- le han valido la obtención de diversos premios tanto en el ámbito local como nacional.
Actualmente continúa ligada a la docencia como narradora en Jardines de Infantes, Escuelas y Ferias de Libros.
Otros Libros del autor:
Conejerías
Perrerías
Gatonerías
Bichonerías
Colorín Colorete y son más de siete
¡Dale con la erre! Brrr...Actividades para trabajar con el fonema "r"

Conocer a Jesús en 10 palabras
Gasparini, Carlos
Conocer a Jesús es descubrir que tenemos un Dios que nos ama y no nos deja solos. Él vino para sembrar en las personas la semilla de la fe y mostrarnos cómo hacer posible un mundo nuevo donde el reino del Padre esté presente para la alegría y felicidad de todos. Un libro para chicos a todo color ...
Colección: En 10 Palabras.
Tamaño: 24 x 14 cm
Páginas: 32
Precio: $ 10.00.
Conocer a María en 10 palabras
Gasparini, Carlos
Conocer a María es descubrir cómo Dios ama a la humanidad y llama a las personas a colaborar en sus planes. Ella fue una mujer que con su fe le hizo lugar a Dios en su vida y se puso a su servicio dándonos a Jesús, nuestro maestro y salvador. Fue la primera en recibir la Buena Noticia de que Dios ...
Colección: En 10 palabras
Tamaño: 20 x 14 cm
Páginas: 32
Precio: $ 9.00.
Via crucis para niños
Gasparini, Carlos
Un libro oportuno para seguir los pasos de Jesús y su camino de amor por toda la humanidad. Los dibujos de Betina Spigariol comunican con calidez la intensidad de esos momentos. Una iniciación visual para conocer más a Jesús e imitar su vida. Ideal para introducir a los niños en esta tradicional ...
Colección: Amigas y amigos de Dios
Tamaño: 11 x 16 cm
Páginas: 32
Precio: $ 7.50.
El grillo Baltazar
Plorutti, Maria Isabel
Villancicos navideños para festejar la llegada del Niño Jesús con el lenguaje propio de los niños y la ternura típica de Dios. Contiene ilustraciones en blanco y negro para colorear. Dibujos de Betina ...

VIDEOS EL MAGO DE OZ / PINOCHO / LA BELLA DURMIENTE /

El mago de Oz
EL MAGO DE OZ

PINOCHO (70 AÑOS MINTIENDO)

50 años de LA BELLA DURMIENTE (29 de enero)

Walt Disney y sus muñecos
80 AÑOS DE MICKEY MOUSE DE WALT DISNEY'S

Subscribe Now!

...with web-based news readers. Click your choice below:

addtomyyahoo4Subscribe in NewsGator OnlineAdd to My AOL
Subscribe in RojoSubscribe with BloglinesAdd to netvibes
Add to Google

...with other readers:

original feed View Feed XML

FeedBurner makes it easy to receive content updates







 

                          


          

Editorial

DÍA DE LA MADRE EN LA REGIÓN DEL BÍO-BÍO




Celebrar este día equivale a detenerse por algunos instantes para hacer un interesante balance de nuestros sentimientos. En efecto, en este frío e impersonal mundo en donde estamos insertos se suele perder bastante la capacidad de amar, esa sensación exquisita que se siente por nuestros seres más íntimos, en este caso coyuntural, por nuestras madres, se trata de aquella mujer que nos trajo al mundo después de experimentar una serie de trastornos orgánicos en el largo proceso de gestación del embarazo.


La mujer a través de la historia ha desempeñado una diversidad de papeles. Así tenemos que en los primeros vestigios en las festividades de la primavera de la Antigua Grecia se honraba a la diosa Rea –hija de Urano y de Gea, Cielo y Tierra, y hermana y mujer del titán Cronos- la Madre de Poseidón, dios del mar; Hades, dios de los muertos; Deméter, diosa de la tierra; Hestia, diosa del hogar; Hera, diosa del matrimonio, y Zeus, dios del cielo y soberano de los dioses olímpicos. Creta y Atenas fueron los lugares geográficos más relevantes de esta diosa mitológica.


Después, en el siglo XV ya se tenía en Inglaterra un Día de la Madre o “Mothering Day”. En el siglo XVII se celebraba un día llamado “Domingo de Madres” en homenaje a las madres inglesas. En definitiva, la difusión del cristianismo por Europa fue unificando este acontecimiento con el de “La Madre Iglesia”.


A comienzos del siglo XX, en 1907, tenemos a Ana Jarvis, de Fhiladelphia, EE.UU., abogando por instituir el Día de la Madre iniciándolo con la Iglesia de Grafton, de su tierra natal. Con su apoyo y el mundo político y empresarial logró convencer, en 1914, al Presidente Woodrow Wilson para que proclamara oficialmente ese día como una fiesta nacional. Desde allí se fue propagando al resto del mundo.


En Chile el Día de la Madre lleva celebrándose hace tres décadas, lo que nos parece adecuado y justo porque nos señala un interés espiritual por las mujeres que pueblan cada rincón de este largo y anchuroso país. Sin embargo, lo lamentable es ese marcado acento mercantilista que lo rodea, dejando entrever que el cariño se mide por el valor del regalo. Esta grave distorsión de un sentimiento universal preocupa tanto a sicoanalistas como a sociólogos, por cuanto el hombre como maravillosa criatura de la naturaleza, hace una suerte de malabarismo y una seducción de su propia acción intimista en función de un pragmatismo materialista constante.


La mujer chilena, las madres de la Región del Bío-Bío, sienten algo especial en este Día de la Madre, ya que como trabajadoras, o integrantes de la comunidad indígena mapuche, pewenche o lafkenche, profesora, dueña de casa, lavandera, educadora de párvulos, cajera, asesora del hogar o como escritora, panadera, cartonera, parlamentaria o madres de la “tercera edad”, han experimentado hartas satisfacciones con sus seres queridos, también, en muchas oportunidades, desagrados frente a las múltiples discriminaciones de la sociedad por ser mujeres, especialmente lo que se refiere a los embarazos prohibidos entre los requisitos para acceder a un puesto de trabajo en las empresas de la región. Hoy, por fortuna, existen una serie de normas jurídicas que regularizan efectivamente esta situación.


El Día de la Madre tiene un íntimo significado, debido a que hoy existen varios miles de mujeres en el país que son madres estudiantes, madres solteras y madres separadas o divorciadas. Ellas necesitan con urgencia la comprensión y el apoyo de la ciudadanía y de los legisladores. Son necesarias leyes que motiven la vida y no la muerte o el aborto; es altamente conveniente que el Estado mediante sus cuerpos intermedios las ayude con asistencia técnica, sicológica, social y material. Una sociedad que no se preocupa del espíritu, lentamente la familia se desintegra. Las Madres son el concepto de Nación.

(FRANCISCO MEDINA CARDENAS)








2009 ANTOLOGIA ESPECIAL 2009


                    PARA PENSAR





LA MADRE EN LOS AUTORES CHILENOS








EVOCACION DE LA MADRE
por Gabriela Mistral
Premio Nobel de Literatura 1945
(nace en Vicuña)




Madre, en el fondo de tu vientre se hicieron en silencio mis ojos, mi boca, mis manos. Con tu sangre más rica me regabas como el agua a las papillas del jacinto, escondidas bajo la tierra. Mis sentidos son tuyos y con éste como préstamo de tu carne ando por el mundo. Alabada seas por todo el esplendor de la tierra que entra en mí y se enreda a mi corazón.

Madre yo he crecido como un fruto en la rama espesa sobre tus rodillas profundas. Ellas llevan toda vía la forma de mi cuerpo otro hijo no te la ha borrado y tanto se habituaron a mecerme que cuan do yo corría por los caminos ellas estaban allí, en el corredor de la casa, tristes de no sentir mi peso.

No hay ritmos más suaves entre los cien ritmos derramados por el “Primer Músico” en el mundo, que ese de tu mecedura, madre, y las cosas plácidas que hay en mi alma se cuajaron con ese vaivén de tus brazos y tus rodillas.

Y a la par que mecías, me ibas cantando, y los versos no eran sino palabras tuyas juguetonas, pretexto para tus “mimos”. En esas canciones tú me nombrabas las cosas de la tierra: los cerros, los frutos, los pueblos, las bestiecitas del campo, como para domiciliar a tu hija en el mundo, como para enumerarle los seres de la familia tan extraña en que la habían puesto a existir, y así yo iba conociendo tu duro y suave universo: no hay palabrita nombradora de las criaturas que no aprendiera de ti. Las maestras que vinieron después sólo usaron de las visiones y de los nombres hermosos que tú me habías entregado.

Tu ibas acercándome, madre, las cosas inocentes que podía coger sin herirme: una yerbabuena del huerto, una hoja de yedra del corredor, y yo palpaba en ellas la amistad de las criaturas. Tú a veces me comprabas, y otras me hacías, los juguetes: una muñeca de ojos muy grandes, como los míos; una casita que se desbarataba a poca cosa... Pero los juguetes muertos yo no los amaba, tú te acuerdas; el más lindo era para mí tu propio cuerpo.

Jugaba con tus cabellos como los hilitos de agua escurridizos; con tu barbilla redonda; con tus de dos que trenzaba y destrenzaba. Tu rostro inclinado era para tu hija todo el espectáculo del mundo. Con curiosidad miraba tu parpadear rápido y el juego de la luz que se hacía dentro de tus ojos ver des, y aquello tan extraño que solía pasar sobre tu cara cuando tenías una cosa que yo ignoraba, cuando eras desgraciada, madre.

Sí; todito mi mundo era tu semblante: tu frente como un llano con rastrojo dorado; tus mejillas como la loma, y los surcos que la pena cavaba hacia los extremos de la boca, eran dos pequeños vallecitos tiernos. Aprendí los colores y las formas mirando tu cabeza: el color de la última tarde es taba en tu cabellera; el temblor de las hierbecitas, en tus pestañas, y el tallo de las plantas, en tu cuello, que al doblarse hacia mí hacía un pliegue lleno de intimidad.

Y cuando ya supe caminar de la mano tuya, apegadita a ti cual si fuera un pliegue grande de tu falda, salí a conocer tu valle y mi valle dulcísimo.
Los padres están demasiado llenos de afanes para que puedan llevarnos de la mano por un camino o su birnos una cuesta. Por esto es que siempre somos más hijos de la madre, con la cual seguimos ceñidos, como la almendra lo está en su vainita cerrada. Y el cielo más amado por nosotros no es aquél de las estrellas líquidas y frías, sino el otro de los ojos vuestros, tan próximo que se puede besar sobre su mismo llanto.

El padre anda en la locura heroica de la vida y no sabemos lo que es su día. Sólo vemos que por las tardes vuelve y suele dejarnos en la mesa una parvita de frutos dorados y rojos y vemos que os entrega a vosotras para el ropero familiar los lienzos y las franelas con que nos vestís. Pero la que monda los frutos y los corta en gajitos para la boca del niño y los exprime en la siesta calurosa eres tú, madre. Y la que corta la franela y el lienzo en piececitas y las vuelve un traje amoroso que se apega bien a los costados friolentos del niño, eres tú, madre pobre, “la más tierna de todas”, la tiernísima

Ya el niño junta palabritas como vidrios de colores. Entonces tú nos pones una oración leve en medio de la lengua y allí se nos queda, viva, hasta el último día. Esta oración es tan sencilla como la espadaña del lirio y espiga así, temblorosa, hacia los ojos del Señor. Con ella, ¡tan breve!, pedimos todo lo que se necesita para vivir con suavidad y transparencia sobre la costra llagada del mundo; se pide el pan cotidiano, se dice que los hombres son hermanos nuestros y se alaba la voluntad vigorosa del Señor.

Y de este modo la que nos mostró la tierra como un lienzo extendido lleno de formas y colores, nos hace conocer también al Dios escondido detrás de las formas.

Yo era una niña triste, madre, una niña huraña como son los grillos oscuros cuando es de día, como es el lagarto verde, bebedor de sol. Y tú sufrías de que tu niña no jugara como las otras, y solías decir que te nía fiebre, cuando en la viña de la casa la encontrabas conversando sola con las cepas retorcidas y con un almendro esbelto y fino que parecía un niño arrobado. Ahora está hablando así también contigo que no le contestas, y si tú la vieses le pondrías la mano en la frente, diciendo como entonces:
- “Hija, tú tienes fiebre”.

Todos los que vienen después de ti en la vida, madre, enseñan sobre lo que tú enseñaste y dicen con muchas palabras cosas que tú decías con poquitas; cansan nuestros oídos y nos matan el gozo de escu char. Se aprendían las cosas con más levedad estando tu niñita bien acomodada sobre tu pecho. Tú ponías la enseñanza sobre ésa como cera dorada del cariño; no hablabas por obligación y así no te apresurabas sino por necesidad de derramarte hacia tu hijita. Y nunca le pediste que estuviese tiesa y quieta en una banca dura oyéndote. Mientras te oía jugaba con la vuelta de tu blusa o con el botón de concha de perla de tus mangas. Y éste el único aprender deleitoso que yo he conocido, madre.

Después yo he sido una joven y después una mujer. He caminado sola sin el arrimo de tu cuerpo, y he sabido que eso que llaman libertad es una cosa sin belleza. He visto mi sombra caer sobre los campos sin la tuya, chiquitita, al lado, y era fea y triste... También he hablado sin necesitar de tu ayuda y yo hubiera querido que, como antes, en cada frase mía estuvieran tus palabras ayudadoras, para que lo que iba diciendo fuese una guirnalda hecha por las dos.

Muchas veces me han llamado fuerte y segura los hombres que no saben que el corazón de una mujer es siempre una pajilla de alero, temblorosa del miedo de vivir. Y oyéndolos yo he cerrado los ojos para esconderles la única verdad. ¡Porque yo siento menos firme mi cabeza desde que no necesita tu brazo bajo ella, madre.

He hablado entre la muchedumbre de las gentes y después he sentido el descontento de cuanto dije viendo que la sencillez de tu hablar se ha quebrado en mí, tal vez por vanidad, tal vez por el necio deseo de dar cosas intensas a los hombres endurecidos que para sentir necesitan del fuerte aletazo del buitre.

De las enseñanzas que me diste, una se adentró muy hondo: la de devolver. Así, madre, yo he hecho las canciones de cuna tuyas y ninguna otra cosa más quisiera hacer. En la mitad de la vida he venido a saber que todos los hombres son desgraciados y necesitan siempre una canción de cuna para que apacigue su corazón.
De todo lo inútilmente pensado, de todo lo hinchadamente dicho, olvídate tú, no lo mires y recíbeme sólo esas canciones.

Ahora yo te hablo con los ojos cerrados, olvidándome de dónde me hallo, para no saber que estoy tan lejos; con los ojos apretados por no mirar que hay un mar tan ancho entre tu pecho y mi semblante. Te converso cual si estuviera tocando tus vestidos y tengo las manos un poco extendidas y entreabiertas para creer que la tuya está cogida.
Como te dije, llevo el préstamo de tu carne, hablo con los labios que me hiciste y miro con tus ojos las tierras extrañas. Tú ves por ellos también las rutas del trópico, la piña grávida y exhalante y la naranja de luz; tú gozas con mis pupilas el contorno de estas otras montañas, agudas como joyas, tan distintas de la montaña desollada y roja bajo la cual me criaste; tú escuchas por mis oídos el habla de estas gentes que tienen el acento más dulce que el nuestro, y las comprendes y las amas; y también te laceras en mí cuando la nostalgia en algún momento es como una quemadura y se me quedan los ojos abiertos y sin ver sobre el paisaje mexicano.

Gracias en este día, y en todos los días, por la capacidad que me diste de recoger la belleza de la tierra como una agua que se recoge con los labios y también por la riqueza de dolor que puedo llevar sin morir en la hondura de mi corazón.

Para creer que me oyes, he bajado los párpados y arrojo de mí la mañana, pensando que a esta hora tú tienes la tarde sobre ti. Y para decirte todo lo demás que se quiebra en las palabras sin tersura, voy quedándome en silencio...




CUBANITA (fragmento)
por Lucía Román
(nació en Antofagasta – reside en Copiapó)




La suave voz de la madre
tiene dulzuras de cielo,
ella sabe que su niño
tendrá zapatitos nuevos,
un camión y una pelota,
regalo de los mineros.
¡Generosos corazones
aunque no tienen dinero!





MADRE
por Edmundo Herrera
(nació en Renaico - reside en Santiago)


Madre, abeja reina, anillo y lámpara, río de la vida;
amiga de pájaros y estrellas; centinela de nidos y perfumes,
guardiana de la aurora, capitana de árboles y flores.

Voy con tu miel por fábricas y calles, mercados y plazas.
Tu aire va conmigo, tu crepúsculo me acompaña;
el oro viejo de tu sonrisa tierna es mi escudo en la batalla.

No fue fácil el pan y la jornada. Vino la lluvia
con larga mano a tocar tu puerta oscura;
acudió el viento y la miseria, y estuviste despierta y vigilante.
Madre, venía el sueño en la noche
con relámpagos a la mesa desvalida.

Te vi luchar tenaz, trabajar incansable día y noche,
invierno y verano.
Siempre la primavera persiguió tu rostro peregrino,
y la alegría no fue azul en tu traje ciudadano.

Ahora voy por el mundo con tus ojos y tu sangre;
toco la vida con tus manos, rasguño tempestades,
busco rostros, recojo siembras, indago cicatrices,
levanto cenizas y campanas, me lleno de la vida.
Madre, tu sombra es mi perfume al amanecer.




MI MADRE Y YO
por Eduardo Barrios
(Premio Nacional de Literatura;Valparaíso)



Cuando pequeño, mi madre me conducía de la mano, me guiaba por todos los caminos. Un día partí a estudiar lejos, varios años, y hube de valerme ya solo. Sin embargo, durante aquella separación, Señor, aún pensaba yo en mi madre como un niño; mis cartas llamábanla “mamá”, “mamacita”, y las suyas me acariciaban, cubrían de besos a su muchachuelo.

Pasó el tiempo, otros años pasaron, y la vida tornó a reunirnos. Fue allá en una ciudad del norte, donde ciertas ambiciones me llevaron en busca de fortuna, y en la cual ella sentíase extranjera entre las gentes y las costumbres.

Entonces, de repente, nos hallamos con que había llegado un camino por el cual debía conducirla yo a ella. Esa mañana trémula y dorada hubo en mi corazón una fiesta bella de orgullo: dirigía yo a mi madre ahora; yo la imponía de cuanto era discreto y conveniente hacer, porque además de no conocer aquella tierra, parecía ignorar la marcha de los tiempos nuevos; yo, el fuerte, la guiaba; y ella, la débil, entregábase a mi saber y mi prudencia.

Un día llega siempre, Señor, en nuestra vida, a partir del cual, como empieza el árbol a dar sombra y abrigo a sus raíces, los hijos comenzamos a cobijar a nuestra madre.

En esa mañana trémula y dorada, siempre hay una fiesta en nuestro corazón, bella de orgullo; pero también perdemos el supremo bien de una madre que nos besa, nos cubre y nos protege cuando estamos desarmados. Desde entonces mi viejecita es una criatura que yo conduzco de la mano.

Y ahora no sé, madre, qué dicha vale más: si aquélla de cuando tú me amparabas porque yo permanecía el más débil, o ésta en que mi alma pone un brazo alrededor de tus hombros y te lleva como a una hija.





MADRE
por Lucía Pena
(nació en La Serena – reside en Santiago)


Si manos de escultora yo tuviera,
buscaría el más grande
bloque de granito
y cavaría en él
el útero inmenso de la tierra.
Volvería así a mi hogar primero.






LA MAMADRE
por Pablo Neruda
(Premio Nobel de Literatura 1971; Parral)



La mamadre viene por ahí
con suecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora, en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre doña
Trinidad Marverde
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendíendose
para que todos vean el camino.
Oh, dulce mamadre
-nunca pude
decir madrastra-
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro
la santidad más útil,
la del agua y la harina
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno largo a invierno desolado
con las goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.
Ay mamá, ¿cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre
el apellido
del pan que se reparte
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por vez primera estuvo ociosa
bajo la dura lluvia de Temuco.




MIRTA, MI MADRE
por Eduardo Aramburú García
(nació en Chimbarongo – reside en Copiapó)


Te he buscado en los jardines
de todos los campos
y te he confundido con las mariposas.
Cuando te fuiste no escuché tus palabras
pero hoy tu voz me la traen
los ríos
que vienen del cielo.
El mensaje me lo descifra el aire, el agua
y las manos mismas de la tarde
que van destejiendo pesares.

Puedo escuchar tu voz que viene de lejos,
sentir tus cálidas manos,
ver, bebo y siento
tu figura

de trigal abierto
de folclore, de crepúsculo
y hoy como ayer
es la presencia tuya, campesina y madre,
sembrando, siempre sembrando la esperanza,
sintiendo en mis manos cada flor,
de tus manos,
absorbiendo la savia de tu consejo atento,
bebiendo la luz de tus ojos abiertos
Y sabiendo que el trigo es el pan de tu huerto
¡Corres, corres...! por los campos del cielo,
madre... no has muerto.




MADRE
por Roberto Flores Alvarez
(La Serena)


En la recia tormenta de la vida
tu nombre, Madre, siempre fue lucero;
¡Madre!, dice la tarde en agonía.
¡Madre!, repite la gaviota en vuelo!

Cuando la rosa del amor florece
cuando abrimos los ojos asombrados,
nuestro cuerpo –jirón que se estremece-
sólo se aquieta en tu regazo amado.

El primer paso, débil, tembloroso,
tuvo el apoyo tierno de tus manos,
y el vocablo “mamá” –raíz del gozo-
fue la primera estrofa de los labios!

Cuando estamos enfermos, junto al lecho,
eres el Hada que nos cuenta Historias,
con dragones feroces al acecho
y Príncipes que luchan por sus novias!

Después la juventud, con sus locuras,
y el corazón que se abre al sentimiento;
la ilusión que nos lleva a las alturas,
y el desengaño cruel, con su tormento...

Si la serpiente de la envidia humana
nos quiere herir con su colmillo rudo,
En tu consejo noble, en tu palabra,
Encontraremos el mejor escudo!

Nada hay más claro, Madre, que tu acento,
nada más puro que tu amor sincero,
aunque, a veces, en medio del desierto,
se nos pierde la luz de tu sendero!

Sólo cuando la muerte, irreverente,
te besa con sus labios silenciosos,
sólo cuando te has ido para siempre,
Te comprendemos, Madre, entre sollozos!

Que en el templo sutil de cada pecho
se alce un altar eterno a tus “saudades”
donde brillen la llama de tus besos,
Y la ternura en flor de tus bondades!

Porque en el cielo inquieto de la vida
tu nombre, Madre, siempre fue lucero;
¡Madre!, dice la tarde en agonía,
¡Madre!, repite la gaviota en vuelo!




CAPULLITO CARMELA
(a Carmen, mi madre)
por Irma Astorga
(Santiago)



Madre:
Gota de agua bailando dulcemente en mi boca,
Por el ir y venir de tantos días.
Cinta vegetal
Zapatito de domingo proletario.
Niña mía.

Carmelita la del campo te llamaban.
Carmelita es mi madre,
Con su delantal que aún huele a carboncillo;
Y a pesar del tiempo
Aún me queda el olor de su jardín de rosas,
De su humilde vestido planchado por el viento.

Eras la suave y rubia risa,
La que dulcemente remendó las cotonas camineras.

Yo alcancé a ver tu mirada de sementera,
Tu ágil caminar por los durmientes
Y recogí tu risa
A través del humo rizado de los trenes.

Pero, el campo es pobre
y el hambre te saludó secando los trigales
.
llegaste a la ciudad con tu rebozo negro,
Un chiquillo en los brazos y otro en el vientre.

Hostigada y confusa,
deshojabas la cinta de tu pelo;
poco a poco la ciudad te cortó la mirada.
Pero siempre estuviste junto a los tuyos,
cantando en los patios
y enseñando a luchar a las mujeres.

Yo te saludo,
compañera y madre,
Y como antes dejo caer mi palabra en la tuya:
Capullito Carmela
niña mía.






CUANDO CIERRE LOS OJOS
por Julio Flores (Valparaíso)



Madre, cuando cierre los ojos
ven a mí; vuelve a ser mi compañera.
De la mano juntos iremos otra vez
al barranco a mirar,
el vuelo de las golondrinas.

No quiero que traigas el dedal
ni la aguja ni el hilo
que durante años te acompañaron
en bordar esos blancos lienzos
para untar nuestras bocas.

Será innecesario, porque no habrá hambre
ni sed; nada pedirán nuestros cuerpos.
El gozo llenará nuestros rostros;
tú volverás a entonar canciones
y yo, te contaré lo último que vi.

Madre, yo sé que estaremos juntos
otra vez mirando el mar azul.
Divisaremos la barca de mi padre
con su vela henchida a sotavento
saltar las olas espumosas.




MURAL
por Pablo Guíñez
(nació en Lumaco – reside en Santiago)



Hoy me escribió mi madre. Han colgado la lluvia
los vuelos han tendido su canto en el alero.
Penetra el sol la oscura habitación dormida
donde la araña inmóvil va tejiendo el recuerdo.
Vienen, también, noticias de los lentos amigos,
de mi padre y el perro; del gato entumecido.
El tumulto del agua rueda sobre el silencio.
¡Qué prodigio es el suyo enhebrar la distancia!
Me interroga lo incierto de tanta pesadumbre.
Si es verdad que la muerte ha encontrado su sitio.
Del traje de provincia y de las alas rotas,
mientras cae en la noche de las sombras el velo.





RESPONSO POR MI MADRE
por Agustín Zumaeta
(Rancagua)



Hace mucho tiempo que no escribo nada para tu recuerdo.
Antes te lloraba; te llamaba a voces: ¡Te me habías muerto!
Ahora me callo. No te llamo nunca. Ya olvidé tu nombre;
pero con tu nombre prendido en los labios me interno en la noche.

Eres ya tan mía; vives tan adentro de todas mis horas,
que ya no es preciso que diga tu verso, raíz de mi aurora.

Tengo la alegría de ser hijo tuyo; tengo la alegría de cada momento,
por este recuerdo que es sangre en mis venas, que es luz en mis ojos, que es vida en
(mi cuerpo.

Tú vas por el mundo por los pasos míos; por mi luz abierta; por mi voz dorada
¿Para qué te llamo, si se enciende el día, al contacto mismo de tu rosa clara?

Vengo de tus ojos; vengo de tu rostro; de tu luz discreta, de tu aliento limpio;
voy hacia tu centro con las manos altas; voy al mar del cielo por la sangre tuya, que es
(un ancho río.

Yo tengo la misma tristeza callada que, a veces, la tarde ponía en tus ojos;
y estas mariposas de humo que persigo, del sol de tu alma copiaron su asombro.

Toma este poema; toma este recuerdo; toma este responso;
toma el verso largo, que es sal de mi pecho y es luz de mi día,
y aunque no te nombre, tú sabes que digo sin voces, y es cierto: “Soy la madre mía





LA HERENCIA
por Jaime Quezada
( nació en Los Angeles – reside en Santiago)



La madre engaña a su hijo con un cuento
Y el plato de sopa queda limpio
El hijo crece
Se hace hombre
Se casa. Y tiene un hijo
Y el hijo engaña a su madre con un cuento
Y el plato se ensucia con el llanto.




MI MADRE PINTORA
por Francisco Medina Cárdenas
(nació en Santiago - reside en Talcahuano)



¡Madre! ¿Dónde estás? ¡Madre! ¡Tu hijo te busca
entre el gracioso vientre de una estrella verderusca
y las lágrimas de la luna quemadas en la noche.
¡Madre! observa en mi pecho las letras de soroche,
son los dolores echando raíces en mil pedazos
escritos con sangre, espejos y muchos retazos.
Hoy es un día de bellos arco iris, metáforas y sillas
de la infancia, también de sueños, montañas y ardillas.
Y aquellos anillos fosforescentes brotan desde el cielo
mostrando los caminos, las carretas de bueyes y los
(pájaros en vuelo.

¡Madre! Tu hijo evoca tus besos! Si, dime ¿todavía
cantan tus cajitas de música en el piano mientras reías?
En la ventana un gorrión salta trayendo el aroma
de eucaliptus, coigues y la niebla luego asoma.
El tiempo nos trae espadas de corcho, volantines
de colores y aquellos caballos levantando sus crines
como si fuesen árboles o enormes patines.
Son aquellos imborrables pueblos de la infancia
borrachos de grullas y luceros y de barro de fragancia.
El niño se recuerda con sus lenguas de arena
y sus hermanos en el viejo caballo que apena
por sus heridas en la madera, una treintena de agujeros.
Dime, mujer ¿por qué la lluvia golpea las puertas
y los relámpagos se desatan bañados de soles
mientras me sangran las venas de lunas muertas?
Los artificios y las simientes se abrazan a las moles.



¡Madre! ¡Tu hijo te busca! Aquel alegre pequeñuelo
que mojaba los ojos de los cuchillos con sus sollozos
y viajando por los diversos planetas como un reyezuelo
que iba soñando con campanas y el extraño óxido de los
(pozos.
Esos son los hilos secretos del largo patio de la
(memoria
cuando de madrugada mis gritos quemaban tus brazos
y tu secreto corazón vestía canciones que fueron
(historia
con el último rocío de la cordillera andina y el amor de
(tus abrazos


¡Madre! ¿Dónde estás? ¡Madre! ¡Te busca tu hijo
dentro del ropero porque escucha una rota pupila
que baja por un río de escamas, y entonces predijo
las cenizas de la luna y su reino extraño que titila
desencadenando ella
explotando bella
atesorando ella
la muerte lenta de los espectros de las flores,
las pesadillas, y las epifanías de dulce y de colores.


¡Madre! Tu hijo construye el corazón de los pájaros,
parecen reliquias de caparazones de mariposas,
otra vez llueve en las entrañas de los espantapájaros
trayendo a nuestro viejo caserón raíces y rosas.
Tengo una terrible congoja en los recuerdos del agua
te veo en mis sueños de adobe junto a un profeta
que lleva una águila mapuche y una cuna de guagua
y tú con tus atavíos de huesos un día descubres una veta
de verbos azules, desayunos, insectos y una fragua.
Ahora oficio a la tierra de los espíritus de los pewenche
y se descuelgan los ciegos en las viejas caletas de Talcahuano
y se escuchan viejas y pausadas melodias lafkenche
y en los agitados ojos de un niño un mundo convulsionado y
(humano.


¡Madre! ¡Tu hijo te busca! ¡Madre! ¿Dónde te encuentras?
yo la tengo ya extraviada en los oníricos espejos
y entonces el pasado se esconde cuando tu entras
al laberinto de los recuerdos. Son hechos verídicos
llenos de bolitas, sopaipillas, trompos y gatos,
fantásticas mutaciones en mis pupilas rotas a ratos.
Algodones y sonrisas en los recovecos del cielo
costran las ceremonias de mi infancia
llenas de chubascos y delirios de arrogancia
y las antiguas tinajas de fantasmagórico hielo.
Son las visiones que chasquean los cerrojos de barro mientras
indago en las ventanas:¡Madre, tu hijo te busca! ¿Dónde te encuentras?...




LA MADRE
por Rosario Orrego de Uribe
(Copiapó, 1862)


¿No es venturoso ¡oh madre! Bendito ese momento
en que recoge el alma sus fuerzas de mujer,
y entre el temor y anhelo se escapa el gran lamento
que arranca de tus senos un ser como tu ser?

¡Qué importa el sufrimiento, si al borde de tu lecho
se eleva la cuna do está tu serafín,
si con placer ya inclinas el amoroso pecho
dejando entre sus labios la vida que hay en ti!

¡Y cuánto, oh madre, gozas en esos dulces lazos
que ni la misma muerte podrá ya desunir!
Mientras al hijo aduermes en tus amantes brazos
forjas, para él, felices, glorioso porvenir.

¡El hijo! Pura esencia de tu fecunda vida
que con amor transmutas en un querido ser.
En él tu propia imagen, te ves reproducida,
tienes en él tu encanto, tu adoración en él.

¡El hijo! Que palabra tan grave y melodiosa!
Al resonar alhaga y agita el corazón;
divina poesía que en nota misteriosa
va al alma de la madre, responde a su pasión.

¡Qué importa que el destino te sea ¡oh madre! aciago,
que el mundo te encadene con bárbaro rigor,
que te convierta en llantos un fugitivo alhago,
que cambie tus sonrisas en íntimo dolor!

¡Qué importan, tierna madre, tan rápidos dolores,
si Dios puso una cuna dentro tu propio hogar,
si en ese nido cándido que adornas tú de flores
un cielo de delicias por siempre has de gozar!

No bien brota una lágrima de tus nublados ojos
cuando manitas tímidas la vienen a engujar,
y arrancan de la vida los ásperos abrojos,
endulzan la amargura, suavizan el pesar.

Y labios purpurinos te besan exhalando
ambiente muy más grato que el de aromada flor:
¡oh madre! son tus hijos, que en torno retozando
te estrechan y acarician con infantil amor!

Y, al declinar la tarde, de vida fatigosa,
si buscas algún bálsamo que calme tu dolor,
encontrarás la dulce mirada cariñosa
de un ser que por ti vela con entrañable amor!




POESIA INFANTIL-JUVENIL MAPUCHE


TIJERITAS DE MI MADRE
por Lonko Kilapan (Santiago


Tijeritas de mi Madre,
más de oro que de acero,
siempre cortando el destino
y la tela del silencio.

Siempre cortando la noche,
en Verano y en Invierno,
siempre llevando la Luna
en el filo del esfuerzo.

Yo las veía cruzar,
como un cisne sobre el género,
abriendo un surco a la vida
lleno de claros reflejos.

Y yo crecía y crecía,
como árbol en buen suelo,
mientras sus manos de seda
se arrugaban como el género.

Iban perdiendo sus ojos
el brillo de los luceros
y la nieve de los años
iba cayendo en su pelo.

Tijeritas, que no pueda
cortar el hilo del tiempo,
ni hacerle del arco-iris
un lindo vestido nuevo!

Yo edificaré una ruka
de copihues y silencio,
allí arderá para siempre
el fuego de su recuerdo.

Costureritas del mundo,
alzad las manos al cielo,
para que todos los hombres
puedan cubrirlas de besos.




PICHI KATRIAI TAMI ÑUKEI



Pichi kátriai tañi ñúkei
Doi pálai kam páñilwei
Turpu kátruum chilkatum
Kai píkem ukui

Tupu katruum punm
Ukéo kai púkemo
Turpu yenum kullém
Kudáui yúo

Inche péfun tráfuun
Fem kiñe trula wente pénkeo
Nulaum kiñe répum mónem
Áponu áipion líkon

Kai inche trémfun kai trémfun
Fem áliwen kume máputuo
Petu tami kukai fentem yudu
Trónofunng fem pinke

Ámu funng ñámeum tami ñéai
Áyarkum wanelenon
Kai pile tripantuon
Ámufui nákum wente lonke

Pichi katriai fem mu pépian
Kátrin wílfun rágantui
Kaine femn eimi relmui
Kiñe aifínkelem we tákum

Inche rúkaian kiñe rukam
Kofkelleon kai ukuon
Tie kutráleian rumel
Kutral tami piukentukui

Ñidultufeai filltuemapu
Wenúntule kukai wénum
Mo kam fill wéntrai
Pépianng kákun trafuon







SUEÑO, MADRE
por Omar Lara
(nació en Nueva Imperial – reside en Concepción)



Sueño, madre
que voy por un camino.
Me encuentro con el Sol:
es hermoso y perfecto,
recuerdo, madre, que era
en la voz de la sangre
como debajo de todo.


Oblicua sobre el mundo
una estrella caía, deshaciéndome
(como.
Y mi sombra crecía, gigantesca
sobre un Mar ignorado
a los mares del Sur.
Yo crecía y volaba
como un diablo de fuego
y bajo mí la tierra
tiritaba de frío.


Mirado desde arriba
era todo muy bello,
con una sola estrella y mis alas
gigantes,
del Océano Pálido hasta el Mar
de los Sueños
iba mi enorme sombra.


Quise tomar la Tierra
como en juego en mis manos
pero tuve piedad.


Pasaban entre tanto
miles y miles de años,
generaciones pasaban,
pasé yo.




MADRE
por Francisco Javier Medina Barriga
(5° Básico)



Felíz día mamá,
tu eres para mí
un capullo de rosas
igual a las de un florero
¡son tan hermosas!

Llegas a mi pieza
a cuidar mi salud,
y si despierto en la noche
me cantas al oído.

Recuerdo aquel pajarito
que en un árbol conocí,
y también tus palabras
y todos tus rezos.
¡Gracias, mamá, gracias,
por tus caricias y sonrisas,
tus abrazos y tus besos!




HAY UN DIA FELIZ
(fragmento)
por Nicanor Parra
Premio Nacional de Literatura
(nació en Chillán – Reside en Santiago)


A estas alturas siento que me envuelve
El delicado olor de las violetas
Que mi amorosa madre cultivaba
Para curar la tos y la tristeza.




EL HIJO ADOPTIVO
(fragmento)
por Jaime Gómez Rogers
(Santiago)


Pero yo tuve mi madre –alada y forestal-
me lo contaron junto con la leche,
de las manos azules en la artesa,
del carbón, y la plancha, y la greda,
de los pies agrietados en la lluvia
y de las largas noches inconclusas.




SENCILLAS PALABRAS A MI MADRE
por Oscar Castro
(Rancagua)


Eres pequeña y dulce, y el color de tu nombre
viste las cosas idas y los mares de la tarde.
Te conocí en la infancia , cuando arrullabas mis veleros,
cuando trazabas caminos azules a mis sueños.
Estaba entonces tan cerca de tu corazón,
que me dormía en su latido como en la música de un verso.


Aquello fue el entonces, madre menuda y dulce.
Ahora soy el hombre de las flechas ardidas,
que nunca acercó su pena al Dios de rostro herido.
Mis palabras, mis ansias, no caben ya en tu vida.
He de llevarlas solo, sin tu canto y tu beso,
con la cara hacia el cielo y el corazón hacia el olvido.


Te veo cada día junto al rumor de la vajilla.
Las flores, mis hermanoas, los quehaceres humildes,
toda ocupa un lugar en tu mundo, y tu vida
es como un noble canto, aunque tú no lo sepas.
¡Madre, cómo repartes en la existencia nuestra,
tu corazón de pan, tu resplandor de lámpara!


Ahora está la noche en la casa, y yo escribo.
No he de contarte aquello. Podrías despertarte.
A qué decir que aquella novia se parecía
a ti, en lo pequeñita, en lo suave, en lo buena.
Ella no está, es verdad. Me perfumó la vida,
me desgarró la vida. Se fue. Pero no importa.
Me quedas tú, y estás durmiendo ahora.
No vaya a ser mi pena lágrima en tus ojos verdes.


Cierto es que no comprendes a tu hijo. Y sin embargo,
justificas la santa verdad de su locura.
Yo sé que algunas veces quisieras estrecharlo
a tu pecho, librarlo de no sé qué, de algo impreciso
que está en las rosas, en la cruz de las estrellas
y en el llanto de los que sufren y son pobres.


Pero el muchacho tuyo no sabe lo que dice.
Te quiere y nada más, Para qué estas palabras,
cuando en ti la verdad florece su poema.




SALMO A LA MADRE
por Vicente Huidobro


Bendita seas, Madre, porque tus ojos abiertos al infinito están siempre prontos a todas las maravillas.
Bendita seas, porque siempre estás inclinada sobre todos los dolores
Bendita seas, Madre, porque tu espíritu es una mezcla de música y poesía y tiene la armoniosa aspereza de los grandes espíritus.
Bendita seas, porque tus ojos dominadores con frecuencia se nublan de lágrimas y muchas veces la tristeza ha dormido bajo tus párpados.
Bendita seas, porque tienes la mirada clavada en Dios y los brazos tendidos hacia el vacío.
Madre, cuando hablas se abren puertas luminosas en el infinito.
Bendita seas, porque tú recorres la vida como una dulce sombra tras de tu espíritu vigoroso.
Madre, ante mis ojos te presentas nimbada por el halo de lo estraordinario.
Y mi espíritu te da las gracias enternecido porque tú le diste todas las llaves imposibles y porque tú le enseñaste a amar la excelsa claridad de los horizontes.
Tú eres casi inmaterial y tu espíritu ondula y resplandece como el fuego, y yo siento en mi interior esta misma ondulación de luz como si hubiera prolongado hasta mí.
Tu alma está llena de Dios como un cántico sagrado, y tus ojos dulcificados ante él han dado a los míos la adoración de todas las bellezas.
Bendita seas, Madre, y que veas crecer a tus hijos y a tus nietos y que te rodeen hasta la cuarta generación y que todos estén bajo tus ojos como a la sombra dulce de la higuera.




MI CASA
por Jerónimo Lagos Lisboa
(San Javier de Loncomilla)


Tomar un día el tren, y por Semana
Santa, llegar al pueblo recogido,
Abrir la puerta del hogar sin ruido
Y besar lento su cabeza cana.


¡Madre, ceñida claridad de arcana
melodía ancestral, tiempo y olvido!
(Todo en mi parvedad quedó vestido:
selvas de ayer y alondras de mañana).


Ser tu experiencia a mi experiencia
(unida,
cercar con ella el ojo aventurero,
gustar la pena, regustar la vida,


hacer dormir a ensueño plañidero
y comprender que sólo en la
(escondida
veta, el metal se purifica entero.




ENTRE AZUCENAS
por Renato García Pica
(San Felipe)


Entre azucenas, madre, eres hermosa
con la belleza azul de la fineza;
y te nievan las flores la cabeza,
en giro de celeste mariposa.

Mas en esta mañana el dolor posa
en tu boca querida sombra aviesa.
Si tu pena alimenta mi tristeza,
se deshoja en mi mano tu alba rosa.

¡Madre anciana! Es por mi que te acongojas;
por tu hijo sollozas, carne mía:
en mí te crucifican y las rojas

serpientes que envenenan mi alegría,
no perdonan que tú señora, escojas
al que menos tenerte merecía.





UN DIA ENTRE LOS DIAS
(A la memoria de mi madre,
doña Eduvigis Díaz León de Gandarillas)
por Manuel Gandarillas
(Cuiricó)



Vino en la tarde y la tarde era
como un jardín rayado de aguacero.
Desmenuzó su voz de enredadera
para darme una cita en un lucero.


Vestía de cansada, adormidera
en palidez total de limonero,
abeja sin pañal y sin pradera,
mensaje eterno de lo venidero.


Guarda con llanto de nocturna fiera
-corazón vegetal de la madera-
su dulce cuerpo de vencido Enero.


que yo tengo una cita en Primavera,
con su abatido corazón de cera
a la orilla del último lucero.




HOY ME HA ESCRITO MI MADRE
por Jimmy Walter Gerald Gárate
(Chañaral)




Hoy me ha escrito mi madre
Y la carta viene besada con el timbre
Del correo de mi pueblo.
Hoy me ha escrito mi madre... y me cuenta:
¡Hijo las calles de la ciudad
ya no son niñas alegres, están solas y
viejas!
¿Por qué, madre?
Hijo el ladrido de un perro se ha
Embalsamado,
Ya no es eco en las mañanas.
¿Por qué, madre?
Hijo, los niños del barrio, tus amigos,
Dejaron de jugar,
Dejaron de venirte a buscar.
¿Por qué, madre?
Hijo, ya no soy la madre orgullosa
Que peinaba a su hijo con besos y anécdotas
Ante sus vecinas.
¿Por qué, madre?
Lejano hijo mío,
-El árbol del jardín se ha caído.
-Las aves se comieron a sus crías.
-Tus juguetes se congelaron en vejez.

-En tus libros desaparecieron las palabras
-Y la pequeña Alicia ya no te esperará
más.
¿Por qué, madre?
¡Por Dios, hijo mío, ¿y todavía preguntas?





IRIS
or Lilian Aranda Gutiérrez
(Potrerillos)


Y tu voz cristalina
recorre mis aguas de paz
llenas de pensamientos,
infinitos de ternura
tomas las manos que te necesitan
guiándolas
por huellas de tropiezos y alegrías.


Oh, Madre
quien pudiera tenerte siempre
quien pudiera adorarte sin fin.
Porque eres emprendedora
de sueños futuros,
das todo por nada
y yo doy todo
por tu gran amor.




MADRE
por Eugenio García-Díaz
(Santiago)


Madre
juntos caminamos juntos
madre
por estos claros senderos
madre
para que se escuchen
madre
nuestras voces


Madre
en tu voz, en tu mirada
madre
descubro cada día
madre
un horizonte de ternura.
Madre
cuando te miro
madre
se llena mi corazón de gozo.


                  


ASOCIACION CHILENA DE AUTORES DE LITERATURA INFANTIL
Talcahuano – Concepción – Los Angeles - Chillán Dichato – Coihueco –
Menque Chiloé – Punta Arenas


CUADERNILLOS INFANTILES-JUVENILES



1. Panchito y la Abejita (cuento, 1987)
Prof. Teresa Barriga Fuentealba (Talcahuano)
2. Aventuras en el río Mapocho (cuento, 1987)
por Francisco Medina Cárdenas (chorero por adopción)
3. Historia con dos Gatas (cuento, 1987)
por Marta Brunett (Chillán)
4. Los Onas o selk’nam (cultura étnica, 1987)
Los Cazadores de Hombres (relato, fragmento)
por Francisco Medina Cárdenas
5. Los insectos en la tina de baño (relato, 1988)
por Elisa Reyes Gálvez (Santiago)
6. El perrito y el gigante (cuento, 1988)
por Francisco Medina Cárdenas
7. Caperucita Roja (cuento, 1988)
por Charles Perrautd (escritor francés)
8. En un espejo de Karukinká (relato magallánico , 1988)
por Francisco Medina Cárdenas
9. Papelucho (relato, fragmento, 1989)
por Marcela Paz (Santiago)
10. Animales fantásticos en Dichato (relato costero, 1989)
por Francisco Medina Cárdenas
11. La Abeja Haragana (relato, 1989)
por Horacio Quiroga (escritor uruguayo)
12. Pulgarcito (relato, 1989)
por Hans Christian Andersen (escritor danés)
17. El espejo, secretos de un hombre de Quetalmahue (folclore chilote, 1990)
por Francisco Medina Cárdenas
44. Enrique Volpe, escritor de eternidades (autor,
poema épico “Crónica del Adelantado”, crónica, 1995)
por Francisco Medina Cárdenas
45. La doble orfandad de Chulengo (relato, 1995)
por Silvestre Fugellie Mulcahy (Punta Arenas)
46. La Magia de Coihueco (relato, 1996)
por Francisco Medina Cárdenas
47. Los Soldados (relato, 1996)
por Carlos Ruiz-Tagle (Santiago)
48. La Abuelita Ester (cuento urbano, 1996)
por Francisco Medina Cárdenas
49. Los Gatos de Venecia (cuento, 1996)
por Héctor Hidalgo (San Fernando)
66. La Casa del 412 (prosa de la infancia, 1998)
por Francisco Medina Cárdenas
67. Papelucho en Talcahuano (relato, 1998)
1° Premio Colegio “San Cristóbal” Nivel Alumno
por Francisco Javier Medina
68. El Ferrocarril (cuento, 1998)
1° Premio Colegio “San Cristóbal” Nivel Apoderado
por Francisco Medina Cárdenas




ASOCIACION CHILENA DE AUTORES DE LITERATURA INFANTIL
Copiapó – Vallenar – Chañaral – Potrerillos - Huasco
Alto del Carmen – Huasco - Freirina – Tierra Amarilla
Diego de Almagro – Caldera - El Salvador


CUADERNILLOS INFANTILES-JUVENILES



18. El Gigante Egoísta (cuento, 1991)
por Oscar Wilde (escritor inglés)
19. La Liebre y el Erizo (cuento, 1991)
por Hermanos Grimm (escritores alemanes)
20. Jotabeche Mon Ami (relato, 1991)
por Francisco Medina Cárdenas (copiapino por adopción)
21. Las Nieves Eternas (relato, 1991)
Por Baldomero Lillo (Lota)
22. El Patito Feo (cuento, 1991)
Por Hans Christian Andersen (escritor danés)
23. Una Historia de Caldera (relato, 1991)
El Padre Negro, una leyenda (folclore atacameño)
por Francisco Medina Cárdenas
24. Yo Niño Soy (poesía, 1991)
por Francisco Javier Medina
Campo Nortino (dibujo)
por Patricia Medina Fort
25. Burrito de Sierra Norteña (poesía, 1991
por Lucía Román (Copiapó)
26. El Caracol (poesía, 1991)
por Angela Cuevas Varas (Copiapó)
27. Héroes Chilenos: Luis Uribe Orrego (crónica, 1991)
por Francisco Medina Cárdenas
28. La ciudad encantada de Tololo Pampa (leyenda, 1992)
Prof. Gioconda Castillo Villalón (Vallenar)
29. El Espantapájaros (cuento, 1992)
por Nancy J. Heredia Ríos (Santiago)
30. Ala Viva (cuento, 1992)
por Mario Bahamonde (Antofagasta)
31. Dos enamorados en el mar (poesía, 1992)
Los peces también saben amar (poesía)
por Juanita Salgado Rivera (Chañaral)
32. Don Zorro Colorado, Señor Camaleón y Chañarcillo
(teatro educativo popular, 1993)
por Francisco Medina Cárdenas
33. Por una docena de huevos duros (relato, 1993)
por Ernesto Montenegro (San Felipe)
34. El Rotito y el Payaso (teatro de títeres, 1994)
por Alicia Morel (Santiago)
35. Cultura Turística en la III Región (turismo,1994)
por Francisco Medina Cárdenas
36. Freirina: Su Historia y Artesanía (folclore nortino, 1994)
Prof. Teresa Barriga Fuentealba
37. El Tren de los Niños (cuento, 1994)
por Adriana X. Rojas Barraza
Centro Abierto Rayito de Sol – Tierra Amarilla
38. Escuela General Básica N° 27 “Isabel Peña Morales”
(reportaje educativo, 1994)
por Francisco Medina Cárdenas
39. Dalila, la niña egoísta (cuento, 1994)
por Angela V. Neyra Guzmán
Centro Abierto Regazo – El Salvador
40. El poeta Raúl Mellado, La Hoja Verde y la Sech
(crónica de homenaje, 1994)
Francisco Medina Cárdenas
41. Chañaral: Historia y Personajes (folclore, 1994)
Francisco Medina Cárdenas
42. Rayén y Llacolén (leyenda sureña, 1995)
por Saúl Schkolnik (Santiago)
43. Los extramuros de Freirina (cuento folclórico, 1995)
por Francisco Medina Cárdenas




ASOCIACION CHILENA DE AUTORES DE LITERATURA INFANTIL
Santiago – Ñuñoa – Estación Central – La Florida
Maipú - Providencia – San Miguel - Las Condes



CUADERNILLOS INFANTILES-JUVENILES



13. Los amos de la laguna (cuento, 1990)
por Carmen de Alonso (La Serena)
14. El Cardo (cuento, 1990)
por Gabriela Nistral (Vicuña)
15. La Comarca de Jazmín (relato, fragmento, 1990)
por Oscar Castro (Rancagua)
16. El León y el Hombre (cuento, 1990)
por Manuel Rojas (Premio Nacional de Literatura)
50. Inca de Oro y Sus Personajes Populares (folclore atacameño, 1995)
Inca de Oro y su Historia (folclore atacameño)
por Francisco Medina Cárdenas
51. Los Títeres de Cachiporra (teatro de títeres, 1995)
por Federico García Lorca (español)
52. Personajes Populares Antofagastinos (folclore nortino, 1995)
123° Aniversario de la Prensa de Antofagasta (reseña histórica)
Turismo General y Arqueológico en Antofagasta (turismo)
por Francisco Medina Cárdenas
53. La Tortuga (cuento, 1995)
Por León Tolstoi (escritor ruso)
54. 149 Años de Periodismo en Copiapó (reseña histórica, 1995)
por Francisco Medina Cárdenas
55. La Machi de Trapa-Trapa (cuento, 1995)
Por René Peri Fagerstrom (Santiago)
56. Gabriela Mistral y sus métodos pedagógicos (educación, 1997)
por Francisco Medina Cárdenas
57. Heidi (fragmento, 1997)
por Juana Spyri (escritora alemana)
58. Romeo Murga Sierralta, poeta copiapino
(biografía formativa de un profesor-poeta, 1997)
por Francisco Medina Cárdenas
59. Poemas del Mar (poesía, 1997)
por Luis Alberto Calderón (Perú)
60. Fundación Integra: aporte a la Literatura Chilena (educación, 1997)
por Francisco Medina Cárdenas
61. Ofrien Ofre / Den Gode Far (poesía, 1997)
por Ole Korneliussen (escritor danés)
62. Las sorprendentes memorias de Baltazar, de Claudio Orrego Vicuña
(reseña de libro infantil)
por Francisco Medina Cárdenas
63. La Pequeña Li en el mundo de las hormigas (relato, 1997)
por Lila Layers (Concepción)
64. Personaje Popular: Abraham Jesús Brito, payador de Carrizal Alto
(folclore atacameño, 1997)
Pueblos Fantasmas de Atacama: Juan Godoy, en Chañarcillo (1845)
(folclore atacameño)
por Francisco Medina Cárdenas
65. Los Diaguitas (cultura étnica, 1997)
por Francisco Medina Cárdenas

                              

las hadas


Cicely Mary Barker (1895-1973) nació en Croyden, Surrey, Inglaterra, su padre Walter Barker era descendiente de una larga línea de talladores de madera. Cicely demostró un sentido innato de la creatividad desde muy temprana edad dibujando y pintando desde muy pequeña, sufría de epilepsia de niña enfermedad que desapareció después de la primera guerra mundial y de la que se curó definitivamente, sin embargo su condición de enferma supuso que fuera sobreprotegida y tratada por su familia casi como un bebe, en parte esto puede haber influido en su obra.

Debido a su enfermedad fue educada en su casa por institutrices, y siguió un curso de arte por correspondencia hasta al menos 1919, también asistió a la escuela de arte de Croyden con 13 años, con el tiempo obtuvo un puesto de profesora en dicha escuela.

Cuando tenía 15 años su padre mostro al editor Raphael Tuck algunos de sus trabajos, que fueron adquiridos y publicados como un conjunto de tarjetas postales, al año siguiente gano el segundo premio en un concurso de carteles de la Sociedad de Arte de Croyden, de la cual se convirtió en el miembro mas joven. Su padre muere en 1912 cuando Cicely tiene 17 años, su hermana mayor Dorothy trata de apoyar económicamente a la familia con su salario de docente y Cicely también participa con la venta de sus poesías e ilustraciones.

Barker es sobre todo conocida por sus series de libros sobre “Hadas de las Flores”, (Flower Fairies books). En esa época las hadas son un tema popular el libro de Conan Doile “The Coming of the Fairies” había sido publicado el año anterior conteniendo cinco fotografías de hadas tomadas por dos niñas, que habían sido declaradas autenticas y que solo fue demostrado que eran falsificaciones en 1980, La reina de Inglaterra es aficionada a enviar a sus amigos tarjetas postales de hadas. Es una época en la cual la mayoría de la gente quiere huir de la realidad del progreso y regresar psicológicamente a una época más simple e inocente, anterior a la era científica y técnica que se está viviendo en ese momento.

Las ilustraciones de hadas de la artista se basan en un profundo conocimiento de plantas y flores y en estudios artísticos de niños reales para representar cada diferente flor. El éxito de su primer volumen en 1923 del cual también escribió el texto, condujo a la realización de siete más. Creo un traje diferente para cada una de las hadas.

En 1924, Barker había construido un estudio en el jardín de su casa donde su hermana también instalo un parvulario, los niños de que asistían a él sirvieron de modelo a Cicely para sus ilustraciones.

Diseño un vitral para la Iglesia de St. Edmund en memoria de su hermana Dorothy que murió en 1954. Fue una cristiana devota y contribuyo con diseños de tarjetas postales y de felicitación con la Sociedad para la Promoción de conocimiento del cristianismo la Girls' Friendly Society y la Sociedad para la Propagación del Evangelio.

Su trabajo en cuanto a estilo y técnica, muestra la influencia que de niña le produjeron los libros de Kate Greenaway, con los que paso muchas horas coloreando y pintando, también se nota la influencia de Beatrix Potter en el dibujo de las flores que estudio con ojos de botánico. El estilo de la pintura y el modelado de sus temas es similar al de Potter, a diferencia del estilo de Greenaway que es plano (en gran parte debido al proceso que se utilizó en el momento en la impresión de sus libros). Pero sobre todo Barker se apoya en la escuela Pre-Rafaelista y sobre todo en las pinturas de Millais y Burne-Jones.

Trabajó sobre todo en acuarela con pluma y tinta y, a veces en blanco y negro. Utilizo también los aceites y pasteles. Habitualmente llevaba un cuaderno de bocetos para bosquejar rápidamente lo que le interesaba y utilizarlo posteriormente. Continuo pintando hasta que le falló la vista casi al final de su vida, muere el 16 de Febrero de 1973 a la edad de 77 años.

../gif_animados/animals_047.gif./029.gif
001-cornflower_flower_fairy

002-jack-go-to-bed-at-noon_flower_fairy

003-poplar_flower_fairy

004-Laburnum_flower_fairy

005-beech_tree_flower_fairy

006-daffodil_flower_fairy

007-speedwell_flower_fairy

008-wind-flower_flower_fairy

009-celandine_flower_fairy

010-rose_flower_fairy

011-polyanthus_and_grape_hyacinth_flower_fairy

012-mountain_ash_flower_fairy

013-greater_knapweed_flower_fairy

014-dog-violet_flower_fairy

015-red_clover_flower_fairy

016-rose-bay_willow-herb_flower_fairy

018-herb_robert_flower_fairy

020-chicory_flower_fairy

021-rush-grass_and_cotton-grass_flower_fairy

022-bugle_flower_fairy

023-herb_twopence_flower_fairy

024-iris_flower_fairy

025-eyebright_flower_fairy

026-mallow_flower_fairy

027-pansy_flower_fairy

028-wallflower_flower_fairy

029-vetch_flower_fairy

030-strawberry_flower_fairy
../gif_animados/animals_047.gif../gif_animados/animals_047.gif./029.gif

Presto - Corto de Pixar

Un excelente corto de Pixar que sin dudas te sacará el mal humor! Gracias a Gastón Zarlenga por su recomendación en un día malhumorado :)

...leer más
dibujos animados, pixar, videos
(28/04/2009) - 148 visitas - 0/10 puntos - 0 opiniones añadir comentario - Videos
página 1 de 2 >>

23ª FERIA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL 2009

Descripcion Foto
Concursos, talleres, narraciones de cuentos y otras múltiples actividades contempla la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil en Providencia, que este año celebra su vigésimo tercera versión, entre los días 27 de mayo y 7 de junio.

Convertida en uno de los más tradicionales panoramas familiares de esta época del año, la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil lleva a cabo su edición número 23, abriendo sus puertas al público entre los días miércoles 27 de mayo y domingo 7 de junio, en el Parque Bustamante.

Emplazada en una cómoda y amplia carpa –en Avda. Bilbao con Ramón Carnicer-, es organizada una vez más por la Cámara Chilena del Libro y la Municipalidad de Providencia, con el objetivo de incentivar en los niños y jóvenes el interés por la lectura.

Novedades literarias y libros de todos los tipos –como los “audiolibros”, para las personas ciegas- están disponibles en esta feria, con el fin de que los más pequeños y los jóvenes puedan conocer y aprender, de manera entretenida y amena, disfrutando también de varios concursos, talleres y narraciones de cuentos.

Pero entre las múltiples actividades que se han planeado para este año, no sólo se cuentan las dirigidas al público infantil y adolescente. Considerando que, por lo general, los niños asisten acompañados por sus padres, abuelos, tíos o profesores, el encuentro también ha dispuesto alternativas de entretención para los adultos.

De este modo, la feria se presenta como un divertido y enriquecedor panorama, del que pueden disfrutar todos los integrantes de la familia y personas de diferentes edades.

página 1 de 2 >>

<< página 2 de 2
23ª Feria del Libro Infantil y Juvenil 2009
Literatura y diversión para niños y adolescentes

Leer y entretenerse

Foto


Algunas de las actividades que se desarrollan durante la 23ª Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil son las siguientes:

- Concursos

“Dale vida a un personaje de la historia universal”, “¿De qué cuento soy?”, “Juega a ser juglar”, “Crea tu cuentacuento” y “Cómic en vivo” son algunos de los concursos en los que pueden participar niños de distintas edades. Es necesario inscribir previamente a los participantes –hasta el 25 de mayo-, a través de los sitios web www.providencia.cl o www.feriadellibroprovidencia.cl
También, habrá concursos sorpresa para quienes no se hayan inscrito con anticipación.

- Talleres

Asimismo, quienes asistan a la feria podrán integrarse a uno o varios de los talleres que se ofrecen. Entre ellos, figuran los de manga, origami, caligrafía japonesa, magia, autorretrato, decoupage y creatividad escénica. Para los adultos, están los cursos “¿Cómo guiar a mis alumnos en sus lecturas?” y “Afecto y lectura, vitaminas para el alma”.

- Otras actividades


Foto


Además de los concursos y talleres, la feria ha programado actividades especiales para el sábado 30 de mayo y el miércoles 3 de junio, cuando en el encuentro se conmemoren, respectivamente, el Día del Profesor y el Bibliotecario y el Día del Medioambiente.

También, se ha dispuesto un Stand de Ajedrez y Go, que brinda la posibilidad de aprender y perfeccionar las técnicas en estos dos juegos de estrategia. Su práctica estimula la creatividad, el pensamiento lógico y la capacidad de abstracción.

Otro de los stands destacados es el denominado “Ciber Espacio”, en el que los niños y jóvenes pueden navegar por Internet, participar en juegos en línea, conocer páginas web culturales y de entretención, además de aprender a crear su propio blog.

- Visitas de colegios

Una de las maneras más entretenidas de conocer la feria es hacerlo en grupo. Por lo mismo, se proponen las visitas de cursos enteros, dirigidas a alumnos de pre-kinder a cuarto medio, las cuales son guiadas, recorriendo los puntos más interesantes de la carpa. Para ello, es necesario inscribirse previamente, a través de un formulario que se encuentra en el sitio web www.feriadellibroprovidencia.cl

FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL

- Del 27 de mayo al 7 de junio
- Entre 10:30 y 20:30 horas
- Parque Bustamante, esquina Bilbao
- Más información en:
www.feriadellibroprovidencia.cl , www.providencia.cl ywww.camaradellibro.cl

<< página 2 de 2

REVISTALITERATURA.COM


NOTIFICAR SOBRE CONTENIDO INADECUADO

REVISTA PEONZA


EL EQUIPO PEONZA ESTÁ FORMADO POR UN GRUPO DE OCHO MAESTROS Y PROFESORES QUE EDITAN LA REVISTA DEL MISMO NOMBRE Y TRABAJAN EN DIFERENTES NIVELES DE OTROS TANTOS CENTROS EDUCATIVOS DE CANTABRIA.

PEONZA . ES


NOTIFICAR SOBRE CONTENIDO INADECUADO

NASA


NASA - National Aeronautics and Space Administration
+ Space Place in English
Skip Navigation
Insignia del Space Place
Insignia del Space Place

Space Place in English
Juegos
Proyectos
Animaciones
Temas Divertidas
Hechos Asombrosos
Amigos Comparten

¡Bienvenidos a El Space Place!
Entra y vea nuestros juegos, animacíones, proyectos, y hechos asombrosos sobre la Tierra, el espacio, y tecnología

Nuevo Cosas
¡Construye un hábitat lunar!

¡Construye un hábitat lunar!
¡Ayude a los astronautas a prepararse para volver a la luna!
¡Una verdadera estrella fugaz!

¡Una verdadera estrella fugaz!
¿Es Mira la estrella más rápida de la galaxia?
Activided e imagnes para la clase
Acitivaded e imagenes
para la clase.

(en inglés)
premios
Premios y Reconocimientos
Diversiones
Tema Principal

Encuentra palabras sobre cometas

Encuentra palabras sobre cometas

Aprenda sobre estas bellas "estrellas con colas".
Calendario
Consiga nuestro calendario mas reciente." border="0">

Consiga nuestro
calendario mas reciente.

(en inglés)
FirstGov - Tu Primer Clic para el Gobierno del EE.UU. Insignia de NASA
Administradora de Sitio: Diane Fisher
Ultima Actualización: January 29, 2009
+ Contacta Space Place

./056.gif../gif_animados/animals_006.gif


Págs.:
1
2
3
4
5
6
7
Siguiente >>
Títulos mostrados: del 1 al 12 de 228. Página actual: 1
ISBN: 9789681644970

¡Ahí viene el malvado topo!

Martin Waddell
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $80.75
Comprar
ISBN: 9681661818

¡Es una traviesa esa raya!

Carmen Leñero
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $80.75
Comprar
ISBN: 9789681657161

¡Espera un momento!

Anke Kranendonk
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $97.75
Comprar
ISBN: 9789681654184

¡Feliz cumpleaños Vivi!

Anke de Vries
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $101.15
Comprar
ISBN: 9789681654146

¡Mira lo que tengo!

Taro Gomi
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $47.60
Comprar
ISBN: 9789681647957

¡Nunca beses a los sapos!

Robert Leeson
Tipo: Rústico
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $37.40
Comprar
ISBN: 9681645561

¡Osito! ¿dónde estás?

Ralph Steadman
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $80.75
Comprar
ISBN: 9786071600059

¿Cómo es tu mamá?

Rosanela Álvarez
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $80.75
Comprar
ISBN: 9786071600035

¿Cómo es tu papá?

Estrella Burgos
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $80.75
Comprar
ISBN: 9681645588

¿Has visto? por ahí anda una zorra

Sara Ball y Dirk Walbrecker
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más No disponible en Internet
ISBN: 9681660234

¿Qué crees?

Mem Fox
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más Precio: $85.00
Comprar
ISBN: 9789681685287

¿Qué le pasa a mi cabello?

Satoshi Kitamura
Tipo: Empastado
Editorial: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE)
Ampliar portada

Ver más No disponible en Internet
Págs.:
1
2
3
4
5
6
7
Siguiente >>
Títulos mostrados: del 1 al 12 de 228. Página actual: 1

LITERATURA INFANTIL DEL PERU

De Wikipedia, la enciclopedia libre

En la literatura infantil peruana destacan nítidamente el maestro Francisco Izquierdo Ríos, reconocido como el iniciador de los cuentos infantiles peruanos y Carlota Carvallo de Núñez, ambos de la generación del 45, quienes se dedicaron enteramente a producir literatura para niños; aunque es cierto que otros autores, mucho antes, ya habían incursionado en este campo con algunas fábulas, cuentos y poesías, pero esporádicamente, como un anexo a su creación literaria. En poesía es sin duda el poeta mayor Mario Florián quien inicia toda una bella vertiente dedicada a los niños peruanos.

En la actualidad, entre los muchos autores que escriben para los pequeños peruanos podemos señalar algunos: Oscar Colchado Lucio, con su ya clásica serie de aventuras andinas Cholito; Marcos Yauri Montero, con su reconocido "Aventuras del zorro", Carlota Flores de Naveda, con su extraordinario "Muki, el torito"; muy lejos de estos gigantes tenemos a Jorge Díaz Herrera, que ha publicado Parque de las Leyendas, Sones para los preguntones, Pata de perro e Historias para reír, cantar y jugar.

Mención aparte merecen los más serios creadores e investigadores de la literatura para niños del Perú como: la historiadora María Rostworowski con "Leyendas peruanas para niños", que rescata la literatura incaica infantil; el catedrático José Respaldiza Rojas, que entre sus muchas obras destaca Jitanjáforas, único libro que trata sobre este tema; los periodistas e investigadores hermanos J. y V. Ataucuri García, con Fábulas peruanas, donde exponen más de medio centenar de singulares fábulas; el profesor y trovador Edgard Bendezú "Marco Polo", con su vasta serie Fabulinka, poemas cantados con sabor autóctono; el investigador y poeta Danilo Sánchez Lihón, el más importante crítico de la literatura infantil peruana; el catedrático y también crítico de larga trayectoria Jesús Cabel; la poeta Rosa Cerna; el ex presidente del APLIJ (Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil) Eduardo de la Cruz Yataco; la maestra y poeta Ruth Barrios, Roberto Rosario y otros.

congress 2010


./064.gif ./064.gif

Next Congress 2010

MARISA MORENO, ESCRITORA DE NIÑOS


Cuentilandia
la autora

poesía
cuentos
canciones y adivinanzas

poesía
cuentos
varios
contacto

CULTURAS INDIGENAS EN CHILE 2009


Go to Fundación Oro Negro
Fundación Oro Negro
Sitio Web. "Oro Negro" es la primera Fundación de Afrodescendientes de Chile. Incluye noticias de la comunidad, descripciones culturales y galerias de imágenes.





Go to Los aónikenk : historia y cultura
Los aónikenk : historia y cultura
Libro Digital. Indice del Libro. Prólogo Consideración Preliminar El país aónikenk PRIMERA PARTE Origen y evolución historia del pueblo aónikenk I. La Cultura Primitiva 1. Origen y unicidad ét...
Go to Cultura Atacameña
Cultura Atacameña
Libro Digital. Es una síntesis destinada a divulgar los principales modos de vida y cultura prehistórica de los pueblos que ocuparon los ambientes de la Puna de Atacama. Índice del Libro: Intro...
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0012698.pdf
Go to Arica, Territorio Andino (Nuestra Historia, desde el Comienzo ...)
Arica, Territorio Andino (Nuestra Historia, desde el Comienzo ...)
Libro Digital. Arica, Territorio Andino (Nuestra Historia, desde el Comienzo del Holoceno hasta los Inicios de la Chilenidad) Indice del Libro: 1. Tour Precordillerano y Geología de Arica La s...
http://www.infoarica.cl/1ta/arica_territorio_000070.htm
Go to La balsa de cuero de los Changos
La balsa de cuero de los Changos
Animación Interactiva. La balsa de cuero de los Changos.
http://ww2.educarchile.cl/eduteca/culturas/prod/85info.htm
Go to Acerca de la historia de la isla de Quinchao en los tiempos de la colonia.
Acerca de la historia de la isla de Quinchao en los tiempos de la colonia.
Monografia Digital. Indice de la Monografia. - Isla de Quinchao, corazón de Chiloé - De la villa castreña a la ruralización de la sociedad chilota - El empoblamiento de la Isla de Quinchao (1567-1...
http://www.monografias.com/trabajos26/quinchao/quinchao.shtm...
Go to Alfarería Indígena Chilena
Alfarería Indígena Chilena
Sitio Web Monografico. Este sitio presenta las "constantes gráficas" de la alfarería indígena chilena. En él se encuentra la descripción y análisis de la forma, símbolos y signos de la alfarería, ade...
http://www.puc.cl/sw_educ/alfareria/
Go to Principales aborígenes chilenos · Mapa Interactivo
Principales aborígenes chilenos · Mapa Interactivo
Animacion Interactiva. Principales aborígenes chilenos · Mapa Interactivo para niños.
http://www.latercera.cl/medio/animacion/0,0,38035857_0_0_184...
Go to El Mundo Indigena de Chile
El Mundo Indigena de Chile
Sitio Web Educativo. Este sitio permite remontarse al mundo indígena de los siglos XV y XVI, de manera que el usuario se forme una visión de conjunto sobre los pueblos originarios de Chile, antes de ...
http://www.puc.cl/sw_educ/indigenas/php/indigena.php?valores...
Go to Acerquémonos al Mundo Mapuche
Acerquémonos al Mundo Mapuche
Sitio Web Educativo. Fotografías, videos y trabajos de investigación desarrollados por alumnas del 1º Medio del Centro Politécnico San Ramón, relacionados con la cultura mapuche.
http://www.puc.cl/related/atees/chile/mapuches/index.html
Go to Algunos aspectos de las costumbres y reseña del cuidado del niño entre los antiguos araucanos.
Algunos aspectos de las costumbres y reseña del cuidado del niño entre los antiguos araucanos.
Articulo/Revista Digital. El propósito de esta revisión es recopilar y dar a conocer algunos antecedentes sobre las costumbres de los antiguos araucanos con especial atención a las que se refieren a...
http://escuela.med.puc.cl/publ/ArsMedica/ArsMedica4/08Zuniga...
Go to Cultura Rapanui
Cultura Rapanui
Sitio Web Completo sobre Pueblo Rapa-Nui. "Con este trabajo en formato digital, nos acercamos al objetivo de difundir la cultura rapanui en la forma más amplia posible, para contribuir a su preservac...
http://www.rapanuivalparaiso.cl/Villa Maravilla

Día Internacional del Libro infantil y juvenil

Eva Paris 2 de abril de 2008 0 comentarios

Día Internacional del Libro infantil y juvenil 2008Hoy 2 de abril, aniversario del nacimiento de Hans Christian Andersen, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Con este motivo en muchos lugares se llevan a cabo distintas celebraciones destinadas a promover la lectura entre los más pequeños.

Esta tarde me he acercado a mi biblioteca, en la que tenía lugar una sesión de cuentacuentos para los niños. Me ha sorprendido gratamente ver una cantidad de público considerable, los más pequeños acompañados por sus padres pero también niños algo mayores que atendían a las historias solos.

Lo mejor ha sido ver cómo pequeños y mayores escuchaban embelesados y fascinados a la narración de los cuentos de Andersen, con aplausos incluídos a la conclusión de cada uno.

Ojalá estos niños sigan creciendo mucho tiempo junto a lecturas que les hagan soñar y disfrutar, y ojalá más mayores entendieran la importancia de enseñarles a hacerlo. Un día como hoy sería un buen momento para detenernos a contarles algún cuento. Yo, de momento, sigo leyendo de vez en cuando lo que se conoce como literatura infantil y juvenil, y disfruto con ella.

Sitio Oficial | IBBY | Oepli
En Papel en Blanco | 2 de abril, Día Internacional del Libro infantil y juvenil

El Barco de Vapor cumple 30 años

admin 27 de marzo de 2008 0 comentarios

El Niño que Quería ser TintínNací en la década de los 80, y como tal, la colección infantil El Barco de Vapor, perteneciente al grupo editorial SM, me ayudó a encontrar motivaciones a la lectura como a tantos y tantos niños y niñas de mi edad.

Cómo olvidar su hiperbólica, pero efectiva, clasificación por edades: los libros de El Barco de Vapor para los más pequeños contienen una cubierta blanca; a partir de 7 años, azul; a partir de 9 años, naranja; y para los más mayores (12 años), la roja. Recuerdo que la serie roja se nos antojaba inaccesible, los que eran más mayores que nosotros, nos decían que en la serie roja se podía incluso pasar miedo, eran libros demasiado cercanos a la literatura adulta. Pero son igualmente disfrutables los azules y los naranjas.

FESTIVALES DE TITERES

can-titella-festititeres.jpg



















can-titella-javier-villafane-titeres-de-la-andariega.jpg
























15 de mayo, homenaje a Pepe Otal

El jueves 15 de mayo, a las 20 h, en la sala Frederic Mompou de Castelldefels, se rinde homenaje a Pepe Otal, en el marco del festival MONO (Festival de Monòlegs de Castelldefels). El homenaje —una fiesta de las marionetas— consiste en la proyección de “Otal” y la actuación del colectivo Bulubús. Tenéis más información en www.monoteatre.com.

can-titella-titeres-en-femenino.jpg

can-titella-festival-guant-2007.jpg

can-titella-18-fira-titelles-lleida.jpgtitiriterosdebinefar.jpg

can-titella-karagoz-morfakidis-portada.jpg

golgol.gif

can-titella-wayang-wallach-2.jpg

Sitios de Interés

Fundaciones, Organizaciones, Asociaciones que apoyan la lectura y las bibliotecas

Chile

América

Internacional

Bibliotecas en la Red (generales, especializadas, digitales)

Chile

En el mundo

Bibliotecas Escolares

Chile

En el mundo

Recursos para profesores, portales educativos

Chile

América

Resto del mundo

Cursos, talleres, diplomados, especialización en bibliotecas y lectura y habilidades de información

Revistas de lectura para profesores, niños y jóvenes

Premios, concursos relacionados con el mundo de la literatura y lectura

Escritores e Ilustradores

Asociaciones del Libro, Editoriales, Librerías, Distribuidores

Artículos de apoyo en bibliotecas

Software automatización, mobiliario


1.- MENSAJE Y CARTEL: Elaboración de un tríptico con el mensaje y cartel anunciador de la celebración del Día y su difusión, a través de las secciones territoriales, por los centros docentes, librerías, bibliotecas, etc. de toda España.

- MENSAJE Y CARTEL DEL 2009

- MENSAJE Y CARTEL DEL 2008 - LUGARES

- MENSAJE Y CARTEL DEL 2007

- MENSAJE Y CARTEL DEL 2006

- MENSAJE Y CARTEL DEL 2005

- CATÁLOGO: MENSAJES Y CARTELES ANTERIORES

UNIVERSITARIA

CUENTOS DE CHARLES PERRAULT
Charles Perrault
Editorial Universitaria
Formato: 15 x 21 cms.
Páginas: 48
Edición: 1a ed.
Año: 2006
ISBN: 956-11-1800-9
Precio Librería: US$:7,90 - $3.950
Precio Internet: US$:7,11 - $3.555

CUENTOS DE H. C. ANDERSEN
Hans Christian Andersen
Editorial Universitaria
Formato: 15 x 21 cms.
Páginas: 64
Edición: 1a ed.
Año: 2006
ISBN: 956-11-1792-4
Precio Librería: US$:7,90 - $3.950
Precio Internet: US$:7,11 - $3.555

CUENTOS MAPUCHES DE CHILE
Yolando Pino Saavedra
Editorial Universitaria
Formato: 15,5 x 23 cms.
Páginas: 522
Edición: 7a. ed.
Año: 2009
ISBN: 956-11-2014-3
Precio Librería: US$:18,80 - $9.400
Precio Internet: US$:16,92 - $8.460
Anterior   1   2   3   4   5   6   Siguiente

Pagina 1 de 6

A VER, A VER, ¿VAMOS A LEER?
Mabel Condemarín
Cecilia Beuchat
Editorial Universitaria
Formato: 17,2 x 24,5 cms.
Páginas: 64
Edición: 9a. ed.
Año: 2005
ISBN: 956-11-1760-6
Precio Librería: US$:6,40 - $3.200
Precio Internet: US$:5,76 - $2.880

ADIVITRABACUENTOS Y POESIAS 1
Andrés Jullian
Comité Editorial
Editorial Universitaria
Formato: 21 x 25 cms
Páginas: 24
Edición: 6a. ed.
Año: 2007
ISBN: 956-11-19293
Precio Librería: US$:7,00 - $3.500
Precio Internet: US$:6,30 - $3.150

ADIVITRABACUENTOS Y POESIAS 2
Andrés Jullian
Comité Editorial
Editorial Universitaria
Formato: 21 x 24
Páginas: 24
Edición: 5a. ed.
Año: 2007
ISBN: 956-11-1930-7
Precio Librería: US$:7,00 - $3.500
Precio Internet: US$:6,30 - $3.150

ADIVITRABACUENTOS Y POESIAS 3
Andrés Jullian
Comité Editorial
Editorial Universitaria
Formato: 21 x 25 cms
Páginas: 24
Edición: 4a. ed.
Año: 2007
ISBN: 956-11-1931-5
Precio Librería: US$:7,00 - $3.500
Precio Internet: US$:6,30 - $3.150

ALELUYAS PARA LOS MAS CHIQUITITOS
Marta Brunet
Editorial Universitaria
Formato: 21,5 x 24,8 cms.
Páginas: 54
Edición: 7a. ed.
Año: 2007
ISBN: 956-11-1932-3
Precio Librería: US$:14,00 - $7.000
Precio Internet: US$:12,60 - $6.300

ANIMALES, ANIMALITOS Y ANIMALOTES
Ana María Güiraldes
Editorial Universitaria
Formato: 17,2 x 24,5 cms.
Páginas: 22
Edición: 5a ed.
Año: 2004
ISBN: 956-11-0908-5

ARCOIRIS DE POESIA INFANTIL 2
Clementina Maldonado
Lucía Araya
Clementina Maldonado
Lucía Araya
Editorial Universitaria
Formato: 18,5 x 23,5 cm.
Páginas: 42
Edición: 1a. ed.
Año: 2004
ISBN: 956-11-0903-4
Precio Librería: US$:8,20 - $4.100
Precio Internet: US$:7,38 - $3.690

ARCOIRIS DE POESIA INFANTIL 3
Editorial Universitaria
Formato: 18,5 x 25,5 cm.
Páginas: 42
Edición: 1a. ed.
Año: 2004
ISBN: 956-11-0904-2

BIRULI BIRULAI Y OTROS CUENTOS
Ana María Güiraldes
Editorial Universitaria
Formato: 17,5 x 24,5 cm.
Páginas: 18
Edición: 2a. ed.
Año: 1997
ISBN: 956-11-0989-1
Precio Librería: US$:3,00 - $1.500
Anterior   1   2   3   4   5   6   Siguiente
Precio Internet: US$:2,70 - $1.350

CARACOL, CARACOL, SACA TU LIBRITO AL SOL
Mabel Condemarín
Cecilia Beuchat
Editorial Universitaria
Formato: 18 x 24 cms.
Páginas: 68
Edición: 8a. ed.
Año: 2008
ISBN: 956-11-2022-8
Precio Librería: US$:8,20 - $4.100
Precio Internet: US$:7,38 - $3.690

Pagina 1 de 6

CUENTOS. CHARLES PERRAULT
Charles Perrault
Editorial Universitaria
Formato: 11,5 x 18,2 cms.
Páginas: 144
Edición: 4a. ed.
Año: 1999
ISBN: 956-11-1496-8
Precio Librería: US$:5,00 - $2.500
CUENTOS DE LOS HERMANOS GRIMM
Hermanos Grimm
Editorial Universitaria
Formato: 15 x 21 cms.
Páginas: 54
Edición: 1a. ed.
Año: 2007
ISBN: 956-11-1965-X
Precio Librería: US$:8,80 - $4.400
Precio Internet: US$:7,92 - $3.960

CUENTOS DE OSCAR WILDE
Oscar Wilde
Editorial Universitaria
Formato: 15 x 21 cms.
Páginas: 93
Edición: 1a. ed.
Año: 2008
ISBN: 956-11-1985-4
Precio Librería: US$:11,00 - $5.500
Precio Internet: US$:9,90 - $4.950


LIBROS







A destacar


Servicio de Orientación 
de Lectura

S.O.L.
www.sol-e.com


bibliotecaspublicas
.info
www.bibliotecaspublicas.info


Observatorio del libro y la lectura en Extremadura 

Observatorio del libro y la lectura en Extremadura


Proyecto Tibidabo


Bases IX Premio Periodístico

Bases Noveno Premio Periodístico

 

Biblioblog



Enlaces recomendados



Enlaces recomendados 
por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

 


cerrar ]

 



Aviso legal

El CITA acoge la Inauguración oficial de los Cursos de Verano de la USAL

 
Presentación Cursos Verano USAL
 

La Universidad de Salamanca ha elegido el auditorio del CITA para inaugurar sus Cursos de Verano 2009. El acto, celebrado el 6 de mayo de 2009, ha contado con la presencia de José Ramón Alonso Peña, Rector de la USAL; Isidro Rodríguez Plaza, Alcalde de Peñaranda; Juan Casado Canales, Director General de Universidades e Investigación, Antonio Basanta, Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, y Alberto Corazón, Diseñador y Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, quien ha sido el encargado de ofrecer la conferencia inaugural, titulada Espacios de Conocimiento.

 
 

Las Maletas del Conocimiento en ‘La aventura del saber’

 
La aventura del Saber
 

Las Maletas del Conocimiento, proyecto organizado por el Instituto de Estudios de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Salamanca, junto al Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, ha aparecido en el programa de TV educativa de la 2 de TVE, ‘La aventura del saber’. La emisión, que ha tenido lugar el miércoles 29 de abril, ha contado con la presencia de dos de las responsables del proyecto, Ana Victoria Pérez y Belén González, que han contado qué son y cómo se puede acceder a ellas.

 
 
 

Nace E-Lectiva, el portal de formación continua de la Universidad de Salamanca y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

 
E-lectiva
 

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez, a través del Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas (CITA), y la Universidad de Salamanca (USAL) ponen en marcha el Portal de Formación Continua E-Lectiva (www.e-lectiva.com), plataforma digital dinámica, motivadora y adecuada a las necesidades del mercado laboral de los usuarios. De este modo, E-Lectiva se presenta como una plataforma educativa cuyos principales objetivos son la formación continua de profesionales y la formación en competencias en los nuevos estudios adaptados al EEES. Esta iniciativa se dirige a particulares, instituciones o empresas que busquen servicios de formación basados en la excelencia y la calidad de todo el proceso.

 
 
 

EL MANGA. CÓMIC PARA TODOS LOS GUSTOS

 

Punto de lecturaDesde el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil os hacemos llegar el último número del Boletín PUNTO DE LECTURA dedicado en esta ocasión al cómic japonés, conocido como Manga.

Con el título de EL MANGA. CÓMIC PARA TODOS LOS GUSTOS, el especialista y teórico del cómic, Antoni Guiral, lleva a cabo un acercamiento a los diferentes tipos de manga existentes en el mercado, dando a conocer temáticas y edades a las que se dirigen. 

Este díptico, dirigido a padres y madres, bibliotecarios y educadores, se puede solicitar en la siguiente dirección electrónica: mjmercedes@fundaciongsr.es (Mª Jesús Meredes)

 
 
 


Juan Farias
Un 31 de marzo de hace setenta y cuatro años nació en Serantes (A Coruña) el escritor Juan Farias, figura clave de la literatura infantil y juvenil española contemporánea. 

Desde el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil queremos felicitarle a través de esta publicación, que es a la par muestra de reconocimiento y de afecto hacia autor y la persona con la que desde los ochenta el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil mantiene una entrañable relación. 

La monografía ofrece dos textos reflexivos del propio autor, una aproximación a las constantes de su obra literaria a cargo de la profesora Magdalena Vásquez, su bibliografía y un pormenorizado detalle de su biografía a través de textos y una amplia galería fotográfica. 

 
Más información (PDF 4,23 MB) 

 
 

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez firma un 
Convenio con la Diputación de Badajoz

 
Firma convenio Badajoz
Los representantes de ambas instituciones durante la firma del convenio
 

La Diputación de Badajoz y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez han firmado, el 9 de marzo, un convenio de colaboración para la realización de la Campaña de Animación a la Lectura 2009. En esta ocasión, están previstas sesenta actividades en veintisiete localidades pacenses, así como tres cursos de formación para los bibliotecarios.

 
 
 

17ª Jornadas de Bibliotecas Infantiles Juveniles y Escolares

Lecturas en la red y redes en torno a la lectura
Nuevas dinámicas y servicios de los espacios de lectura pública

Salamanca, 28, 29 y 30 de mayo

 
17 jornadas
 
 
 

Constantino Bértolo recibe el 
IX Premio periodístico sobre la Lectura 
de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

 
IX Premio periodístico sobre la Lectura a Constantino Bértolo
Ignacio Escolar, Constantino Bértolo y Germán Sánchez Ruipérez
 
La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha entregado el 15 de enero de 2009, el IX Premio Periodístico sobre Lectura Constantino Bértolo y a Ignacio Escolar, director del diario Público en el momento de la publicación del artículo, en el transcurso de una comida en el Hotel Palace de Madrid a la que han asistido destacadas personalidades del mundo de la cultura, la política, la economía y el periodismo. Este premio, dotado con 12.000 euros para el autor del artículo y una escultura de Alberto Corazón para el medio en el que se haya publicado, fue creado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez con el objetivo de estimular trabajos de reflexión y creación sobre la experiencia y la importancia de la lectura y el desarrollo del hábito lector, premiando un artículo, aparecido en un diario o revista españoles, que cumpla dicho objetivo.
 
 
 
Baena Reigal, José
El fuego de San Telmo

ALGAIDA
Durante unas excavaciones arqueológicas en Málaga aparece un soneto cifrado que revela la existencia de un manuscrito perdido hace siglos y atribuido...

Artacho y Pérez Blázquez, Fernando de
El enigma de la Santa Espina

ALGAIDA
La muerte en extrañas circunstancias del rector del Colegio Universitario de Sevilla, revela la existencia de tres reliquias «una verdadera y dos falsificaciones...

del Valle, Ignacio
El arte de matar dragones

ALGAIDA
Poco después de finalizar la guerra civil, la Sección de Información de Alto Estado Mayor franquista recibe el encargo de localizar El arte de matar...

Artacho y Pérez Blázquez, Fernando de
Narraciones y leyendas sevillanas

ALGAIDA
sta selección de narraciones y leyendas tiene a Sevilla como escenario y protagonista: Sevilla en sus plazas, calles, ambientes y personas. Desde...

Galán González, María Soledad
Adiós cigüeña

ALGAIDA
¿Es el parto una enfermedad? ¿Es la mujer que da a luz una paciente? Esta concepción medicalizada e intervencionista es la que defiende el sistema español...

Ortega Sánchez-Pinilla, Ricardo;Velasco Martín, Martín
De la milla al maratón

ALIANZA
Si bien es cierto que el correr un maratón y otras distancias menores se puede hacer con una preparación intuitiva o autodidacta, no es menos cierto que...

Boixader Melia, María de los Desamparados
Cuentos y leyendas de Japón

ANAYA INFANTIL Y JUVENIL
Mezcla de leyendas y supersticiones, muchos de los cuentos que figuran en esta selección tienen con frecuencia como protagonistas al tanuki y al zorro,...

Baena Reigal, José
El fuego de San Telmo

ALGAIDA
Durante unas excavaciones arqueológicas en Málaga aparece un soneto cifrado que revela la existencia de un manuscrito perdido hace siglos y atribuido...

Artacho y Pérez Blázquez, Fernando de
El enigma de la Santa Espina

ALGAIDA
La muerte en extrañas circunstancias del rector del Colegio Universitario de Sevilla, revela la existencia de tres reliquias «una verdadera y dos falsificaciones...

del Valle, Ignacio
El arte de matar dragones

ALGAIDA
Poco después de finalizar la guerra civil, la Sección de Información de Alto Estado Mayor franquista recibe el encargo de localizar El arte de matar...

Artacho y Pérez Blázquez, Fernando de
Narraciones y leyendas sevillanas

ALGAIDA
sta selección de narraciones y leyendas tiene a Sevilla como escenario y protagonista: Sevilla en sus plazas, calles, ambientes y personas. Desde...

Galán González, María Soledad
Adiós cigüeña

ALGAIDA
¿Es el parto una enfermedad? ¿Es la mujer que da a luz una paciente? Esta concepción medicalizada e intervencionista es la que defiende el sistema español...

Ortega Sánchez-Pinilla, Ricardo;Velasco Martín, Martín
De la milla al maratón

ALIANZA
Si bien es cierto que el correr un maratón y otras distancias menores se puede hacer con una preparación intuitiva o autodidacta, no es menos cierto que...

Boixader Melia, María de los Desamparados
Cuentos y leyendas de Japón

ANAYA INFANTIL Y JUVENIL
Mezcla de leyendas y supersticiones, muchos de los cuentos que figuran en esta selección tienen con frecuencia como protagonistas al tanuki y al zorro,...

Agustín Fernández Paz, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil
El escritor gallego Agustín Fernández Paz ha sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por su libro O unico que queda



martes

CULTURA EDITORIAL / Cécile Boulaire

¡ARRIBA EL TELON!




Teatrinos  
Manuel Galich  
Portada de Enrique Martínez  
La Habana: Gente Nueva  



   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  ¡Arriba el telón!
Dramaturgia para niños en América Latina
Sergio Andricaín
Antonio Orlando Rodríguez
 
Dentro de la literatura infantil y juvenil de América Latina, el teatro es un género que los autores cultivan desde hace muchos años. En libros y publicaciones periódicas del siglo XIX, encontramos antecedentes de estos textos para representar.  

Sin embargo, esas primeras expresiones del teatro infantil tenían un carácter moralizante, religioso o didáctico. Su intención principal era “cultivar” las virtudes morales o celebrar fechas de la historia patria, y no recrear. No es hasta las primeras décadas del siglo XX que surge una dramaturgia latinoamericana para niños de verdadero signo estético, producida por autores-artistas. Sin ánimo de realizar un recuento exhaustivo, en este artículo mencionaremos algunos creadores y títulos significativos de esa etapa fundacional y del momento actual.  

Villafañe, titiritero y trotamundos  

Entre los pioneros cabe mencionar al argentino Javier Villafañe (1909-1996), autor de obras de títeres tan famosas como La calle de los fantasmas, El soldadito de guardia o El casamiento de doña Rana, estrenadas en los años treinta. Villafañe reunió sus primeros textos de teatro infantil en el libro Teatro de títeres, publicado en 1943. En los años sesenta y setenta, dio a conocer nuevas creaciones de gran éxito como ¡Chímpeti, Chámpata! y El panadero y el diablo.  


   

Cuentos y títeres  
Javier Villafañe  
Portada de Myriam Holgado  
Buenos Aires: Colihue  


Villafañe recorrió extensas regiones de Suramérica y España, en una carreta llamada La Andariega, dando funciones de pueblo en pueblo, a la usanza de los antiguos titiriteros. Su teatro de muñecos es divertido e imaginativo, de una poesía muy libre, con el espíritu picaresco de la tradición oral. Según expresaba Villafañe, “El títere sólo puede vivir en las manos del niño o del poeta, porque los poetas son los que saben que para un títere dos más dos deben ser siempre cinco o tres, pero nunca cuatro”.  

Este gran escritor argentino también desarrolló el tema del teatro y de los títeres en varios de sus cuentos para niños. En el libro Los sueños del sapo (1945), por ejemplo, incluye una historia titulada “Maese Trotamundos”, en la que los personajes son los muñecos de un teatrino ambulante; mientras que en su novela El caballo celoso, publicada en los años setenta, uno de los protagonistas es un titiritero enamorado de una bella muchacha.  

Javier Villafañe fue el titiritero por excelencia de América Latina, un creador original que ejerció una influencia decisiva en el desarrollo del teatro para niños de toda la región. Sus obras continúan representándose hoy, con excelente acogida, por titiriteros de distintos países.  

Galich y sus fábulas sociales  

El ensayista e historiador guatemalteco Manuel Galich (1913-1984) es otra de las grandes figuras del teatro para niños y jóvenes en Latinoamerica. Este autor escribió, en 1939, sus primeros textos escénicos: El canciller Cadejo y El Señor Gukup Cakix, inspirado este último en un mito maya del Popol Vuh. Ambas creaciones fueron estrenadas durante ese mismo año por las alumnas de la Escuela Normal de Señoritas de Ciudad de Guatemala. En 1940, Galich reunió en el volumen Tres evocaciones en un acto sus piezas para jóvenes espectadores: Una carta a Su Ilustrísima, Belem 1813 y 15 de septiembre, en las que recreó momentos de la historia de Guatemala.  

A fines de 1950, cuando residía en Buenos Aires como exiliado político, Galich creó dos de sus obras más exitosas: Miel amarga y Ropa de teatro. Esta última es una farsa poética, en la que los maniquíes de una tienda de disfraces cobran vida a medianoche y consiguen, unidos, que triunfe el amor existente entre dos de ellos.  
Años más tarde, radicado en La Habana, Manuel Galich dio conocer el libro Teatrinos (1983), donde incluyó textos como Gulliver Junior y Entremés de los cinco pescaditos y el río revuelto. Galich fue director del departamento de teatro de la institución cultural cubana Casa de las Américas; allí dirigió hasta su fallecimiento la revista teatral Conjunto, en la que publicó muchas obras teatrales para niños escritas por autores de Argentina, Colombia, Perú, Venezuela, Cuba y otros países. Las obras de Galich, representadas en escenarios de Europa y América Latina y adaptadas a la televisión, se valen de las metáforas y de la imaginación para abordar temas de profundo contenido social y humano.  

María Clara Machado: gran teatro para pequeños espectadores  

En Brasil, resulta insoslayable el nombre de María Clara Machado, autora de diversas obras representadas en escenarios de América Latina y de Europa. El trabajo de Machado se inició en 1951, cuando fundó en un suburbio de Rio de Janeiro el teatro para niños O Tablado, decidida a poner al alcance del público infantil propuestas artísticas de tanta o más envergadura que las del teatro para los adultos, y se dio a la tarea de crear un repertorio propio. Entre sus piezas, se destacan Pluft el fantasmita, El caballito azul, El rapto de las cebollitas, El buey y el burro en el camino de Belén, así como una personal versión de Caperucita Roja. Son obras de altísima calidad literaria, que revelan a una autora conocedora tanto de los secretos de la composición dramática como del alma infantil.  

Su estilo, poético y mágico, se refleja muy bien en El caballito azul, que cuenta la historia de la amistad entre un niño pobre, llamado Vicente, y su mejor amigo: un caballo. Este animal, que para él es hermoso y de color azul, es despreciado por los adultos, entre ellos la madre del niño, quienes lo encuentran sucio y viejo. Pero, como expresa el protagonista, “¿Cómo puede ella saber el color de mi caballito si no tiene tiempo de mirarlo, ocupada en cocinar, arreglar y lavar la ropa?”  

Dora Alonso, la alegría de imaginar  

En Cuba, a mediados de los años cincuenta, los hermanos Pepe y Carucha Camejo, junto con Pepe Carril, fundaron el Teatro Nacional Guiñol, con la ambición de elevar la categoría artística de los espectáculos de títeres. A solicitud de esos jóvenes, que deseaban contar con un repertorio de obras nacionales, la destacada autora Dora Alonso (1910) escribió sus primeros textos de teatro infantil: Pelusín y los pájaros (1956) y Pelusín frutero (1957). El títere Pelusín –un niño campesino simpático, pícaro y travieso, pero de bondadoso corazón– se hizo muy popular, posteriormente, gracias a un programa de televisión semanal de gran audiencia.  


   

Teatro para niños  
Dora Alonso  
Ilustraciones de Enrique Martínez  
La Habana: Gente Nueva  


Tras esas dos piezas, Alonso escribió otras muchas, estrenadas en los años sesenta y setenta, como Espantajo y los pájaros, Tintín Pirulero, Cómo el trompo aprendió a bailar, Bombón y Cascabel, Saltarín, Una fiesta para el conejo, Doñita Buena y doñita Bella, La letra inconforme y Mandamás. En 1992, todas sus creaciones fueron compiladas en el volumen titulado Teatro para niños.  
La dramaturgia para niños de Dora Alonso es, al igual que su producción lírica y narrativa, vivaz, ingeniosa y llena de peripecias. Los colores y los ritmos del Caribe están presentes en cada una de sus creaciones. Dora Alonso sabe dar vida a personajes atractivos, que quedan para siempre en el recuerdo de los pequeños espectadores: ella es una de las grandes voces de la literatura infantil en América Latina.  

Otros fundadores  

Otra pionera de la dramaturgia para niños fue la famosa poetisa argentina Alfonsina Storni (1892-1938), quien publicó, en 1932, la obra Los degolladores de estatuas. Esa pieza fue incluida, en 1950, en el libro Teatro infantil, junto a otras de sus creaciones para niños. También su compatriota Fryda Schultz de Mantovani (1912-1978), escritora y ensayista, dio a conocer obras de teatro infantil como La morenica, Cuentos para la noche de Noel y Mamá Mazapán, reunidas en 1956 en el libro El árbol guarda-voces, publicado en El Salvador.  

En Panamá, en 1937, el autor Rogelio Sinán (1904-1993) estrenó su farsa musical La cucarachita Mandinga, considerada un clásico de la literatura infantil de Panamá. Para escribir esa obra, se inspiró en uno de los más populares cuentos de la tradición oral latinoamericana, añadiéndole música, baile y elementos del folclor panameño.  


 
  
Chiquilinga  
Rogelio Sinán  
Portada de Amalia Rossi de Jeanine  
Panamá  
   
En 1961, Sinán publicó Chiquilinga o La gloria de ser hormiga, una comedia de compleja estructura, con muchas referencias intertextuales, en la que entremezcla personajes inventados por él con otros provenientes del universo de las fábulas afroindígenas del Caribe y de la cuentística popular española. En 1970, escribió su tercera y última pieza de teatro infantil: la sátira política titulada Lobo Go Home.  


La poetisa uruguaya Juana de Ibarbourou (1895-1979) también figura entre los fundadores de la dramaturgia para niños en la región. En 1945, apareció su libro Los sueños de Natacha, en el cual agrupó cinco obras teatrales: El sueño de Natacha, Caperucita Roja, La mirada maléfica, El dulce milagro y Los silfos. Estos textos, de gran calidad poética, actualizan personajes y motivos de la literatura infantil universal, recreados desde una sensibilidad muy singular.  

Mane Bernardo y Sarah Bianchi, titiriteras argentinas, iniciaron su trabajo para niños en 1947; su producción dramática incluye historias como El encanto del bosque (1958), Los traviesos diablillos (1962) y Una peluca para la luna (1969). En Colombia hay que recordar también a Oswaldo Díaz Díaz (1910-1967), quien en los años cincuenta y sesenta escribió piezas teatrales como Blondinete, El mago y Cada mayo una rosa. En Uruguay sobresale la producción de Héctor Balsas con textos como Figurillas y balsas (1956), Farsas en papel y teatro (1958), El bosque encantador (1958), La escoba de la bruja (1958) y Titeretadas para escolares (1965).  

Estos y otros autores iniciaron en América Latina el camino de la dramaturgia contemporánea para niños y jóvenes. Pero… ¿qué pasó después?  

Los años recientes  

En las últimas décadas, en países como Cuba, Venezuela, Argentina, Brasil y Colombia, numerosos directores, escenógrafos, músicos y actores se han esforzado por lograr que los espectáculos para el público infantil posean una mayor calidad literaria. Y para ello, han tenido que buscar el apoyo de escritores que aborden problemáticas actuales y eternas, capaces de hablar a los niños de hoy y de dar respuestas a algunas de sus preguntas.  

Son muchos los dramaturgos latinoamericanos que han seguido los pasos de los fundadores y que escriben hoy, con talento y sensibilidad, para el público infantil.  

En Cuba, por ejemplo, existe una sólida dramaturgia para la niñez, que tiene entre sus mejores exponentes a René Fernández (Romance del papalote que quería llegar a la luna), Gerardo Fulleda León (Ruandi, Provinciana), Freddy Artiles (¡Llega el circo!, Los tres más coheteros), Ignacio Gutiérrez (Los tres pavos reales), Antonio Ruiz (El extraño caso de la muñeca que se cayó de un cuento), Francisco Garzón Céspedes (El pequeño buscador de nidos, Redoblante cuenta que te cuenta), Roberto Orihuela (A las armas valientes), Salvador Lemis (Galápago), Joel Cano (Fábula de un país de cera), Yulky Cary (Okán Deniyé, la dama del pavo real), Esther Suárez (Para subir al cielo se necesita..., Mi amigo Mozart), Eddy Díaz Souza (De por qué la oruga se fue a la guerra). Tan amplia relación de autores, ¡en la que faltan muchos nombres!, no es producto del azar, sino del apoyo brindado durante años por las instituciones culturales del país al teatro para niños: premios a los dramaturgos y a los mejores estrenos, publicaciones, escuelas para formar actores, apoyo económico a grupos profesionales, festivales nacionales… En medio de ese clima, es natural que hayan surgido creadores interesados en escribir teatro para el público infantil.  


   

Reinas y leyendas  
René Fernández  
Ilustraciones de Zenén Calero  
Matanzas: Ediciones Teatro Papalote  


Resulta de especial interés la labor del cubano René Fernández, quien ha escrito una gran cantidad de obras –algunas de ellas inspiradas en la cultura negra cubana, como El gran festín, Okin eiye ayé, Obiayá fufeleléLos ibeyis y el diablo, Ochún y el espejo mágico, Yemayá y la maravillosa flauta y Obatalá y el castillo encantado, reunidas estas tres últimas en el volumen Reinas y leyendas– y las ha presentado con su prestigiosa compañía Papalote en festivales de teatro de títeres en Suecia, Francia y otros países. En opinión de Fernández, “los mejores valores se inculcan a través de buenos personajes y de fábulas atractivas: el teatro debe seguir creciendo, frente al video y a los nintendos, como un remanso de espiritualidad, como ese lugar especial y único donde la imaginación no tiene límites”.  

Entre los dramaturgos colombianos, no podemos olvidar a Carlos José Reyes (autor de textos como Globito Manual, El hombre que escondió el sol y la luna, Dulcita y el burrito) y Julia Rodríguez, maestra de titiriteros y autora de Siriko y la flauta. Entre los grupos profesionales de teatro infantil de Colombia, el más prestigioso es La Libélula Dorada, creado en 1976 por los hermanos César e Iván Darío Álvarez. Ellos escriben sus propias piezas (Los espíritus lúdicos, El discreto encanto de la isla Acracia, Los héroes que vencieron todo menos el miedo) y las representan con éxito. En los espectáculos de La Libélula Dorada abundan la alegría y la imaginación, y esto obedece a una profunda convicción de sus artistas: ellos desean contagiar a su público de ilusiones, de sentimientos de justicia y de esperanza, para preservar el optimismo en la especie humana.  

Otro dramaturgo y director notable es Armando Carías, de Venezuela, quien ha escrito y estrenado con su grupo El Chichón, de la Universidad Central de Venezuela, varias obras de corte realista que tienen el propósito de captar, por igual, el interés de los niños y de sus padres. Es el caso de ¡Viva la caja boba!, en la que analiza satíricamente los problemas de la “teleadicción”, y de ¿Por qué el mar es rojo?, de temática ecológica. Los espectáculos de El Chichón –grupo fundado hace más de veinte años– son interpretados por un elenco que reúne actores adultos, jóvenes y niños.  

En Chile, se destaca la labor de Jorge Díaz, autor de textos valiosos recogidos en los libros Teatro infantil y Del aire al aire, y, más recientemente, de Manuel Gallegos, quien ha publicado Encuentro en Tritón; en México, el destacado dramaturgo Emilio Carballido no ha olvidado a los niños como destinatarios de su quehacer y ha creado para ellos varias obras reunidas en El arca de Noé y Jardín con animales; en Perú, Sara Joffre y César Vega Herrera han estrenado obras para títeres que retoman los mitos y los cuentos populares indígenas; en Argentina, una autora importante es Adela Basch, quien ha retomado para la escena infantil, humorísticamente, temas como el descubrimiento de América y personajes literarios como Don Quijote. También, en Argentina, hay que resaltar el quehacer de María Rosa Finchelman con títulos como Donde menos se piensa... salta el estornudo y De fantasmas y otros yuyos, publicados a mediados de los ochenta, así como la producción de María Hortensia Lacau difundida a través de la colección El Escenario de la editorial Plus Ultra. En Costa Rica, cabe resaltar la labor de Lilia Ramos, autora de la antología de textos de autores nacionales Luz y bambalinas, editada en 1982, así como del titiritero Fernando Thiel, quien conduce a los niños a través de una concepción  poética, jocosa y contemporánea del hecho teatral.  

Teatro infantil: para ver, y también para leer  

Lamentablemente, en el presente, el teatro es el género menos publicado de la literatura infantil hispanoamericana. No abundan las editoriales en lengua castellana que den cabida, dentro de sus colecciones, a obras teatrales. Gente Nueva, de La Habana, es la que más atención ha concedido a este tipo de literatura. Hace algunos años, Ediciones Ekaré, de Caracas, publicó La cena de tío Tigre y otras obras de teatro para niños, de la autora Clara Rosa Otero, con el popular Tío Conejo como héroe. Plus Ultra y Colihue, de Buenos Aires, han incluido también algunas obras dramáticas en su producción editorial.  

Una alegre y esperanzadora novedad es la colección Primer acto, creada en Bogotá por la editorial Panamericana. Esta colección, dedicada por entero al teatro infantil, ha publicado más de diez títulos de autores colombianos contemporáneos, como Julia Rodríguez, Carlos José Reyes, Iván Darío Álvarez, Triunfo Arciniegas (Lucy es pecosa, Mambrú se fue a la guerra, La vaca de Octavio), Yolanda Reyes y Clarisa Ruiz (Una noche en el tejado). ¡Ojalá otros países se decidan a seguir este ejemplo!  
Hay dos modos de disfrutar del teatro. Uno es asistir a una representación y entrar en contacto con la magia de los actores, de la escenografía y de la música. El otro, es leyendo las obras e inventándoles, en nuestras mentes, una “puesta en escena”. Ambos modos son igualmente válidos y enriquecedores. Ambos deben ser transmitidos a los niños.  

Publicado en Bookbird, IBBY, en 1987.

EL LIBRO INFANTIL

El libro infantil: un camino a la apreciación
de las artes visuales 

Sergio Andricaín
 
El cerebro de cada uno de nosotros es una suerte de "mueble multiuso" construido con neuronas; un mueble dotado de numerosas gavetas, archivadores y espacios varios donde se guarda información muy disímil.  

A uno de esos archivos del cerebro van a parar muchas de las imágenes visuales a las que nos enfrentamos en el transcurso de nuestras vidas y que, por determinada razón o circunstancia, dejan huella en nosotros. Es una suerte de pinacoteca en la que hay imágenes de toda naturaleza, que aprehendimos en diferentes momentos; algunas quedaron guardadas allí porque nos deslumbraron por su belleza; otras precisamente por lo contrario: por el rechazo que provocaron en nuestra sensibilidad. Pero, en cualquier caso, se trata de representaciones visuales que nos impactaron: que actuaron de un modo u otro sobre nuestra sensibilidad, que nos impresionaron. 

Esa pinacoteca particular por lo general carece del orden al que aspiraría para ella un museólogo: las piezas están en desorden, en una singular amalgama, o tal vez no, quizás responden a un orden misterioso que de modo consciente no somos capaces de descifrar, pero que obedece a una lógica ilógica, extraña pero eficaz, la cual nos permite  recuperar, a veces con rapidez, en ocasiones con gran lentitud, una imagen . Nuestra época, signada  por el predominio de la imagen visual, impone al niño contemporáneo una cultura en la que lo icónico resulta decisivo. El inventario de imágenes almacenadas por cada uno de nosotros en ese archivador insondable sería único en cada caso específico.  Constituiría el resultado de experiencias y oportunidades diferentes, sería la suma de nuestra existencia, estaría marcado por el contexto sociocultural en que nos desenvolvimos, por la incidencia de los medios de difusión masiva (la televisión, los periódicos, las revistas, la publicidad), por las horas que estuvimos frente a las pantallas de los cines y la naturaleza de los fotogramas que vimos proyectados en ellas, por los museos y galerías que recorrimos y, naturalmente, por los libros que leímos o simplemente hojeamos, por las imágenes gráficas que nos salieron al encuentro desde sus páginas. 
Los invito a realizar una suerte de excavación personal en nuestras pinacotecas personales. ¿Cuáles son las imágenes más antiguas que recordamos, en el plano consciente, de entre todas las que hallamos allí? Tal vez las criaturas de Walt Disney, multiplicadas ad infinitum a través de todos los medios imaginables, y por tanto profundamente enraizadas en el imaginario colectivo. En Cuba, es muy frecuente que las cunas de los bebés se adornen con figuras de madera pintadas con colores brillantes. También es usual que los pañales con que los niños se arropan desde el momento en que realizan su primer viaje (del hospital a las casas donde vivirán) estén adornados con muñecos bordados. En ambos casos, la elección más frecuente suelen ser imágenes de Disney. Y otro tanto sucede con la decoración de la mayoría de los jardines infantiles de América Latina. Esto quiere decir que Donald, Mickey, Pluto y otros representantes de la fauna Disney nos acompañan desde que llegamos al mundo, mucho antes de que fijemos los ojos en la pantalla de un televisor o aprendamos a pasar las páginas de una revista. No es raro, pues, que esas imágenes tengan un espacio privilegiado en nuestra pinacoteca personal; no  importa si aceptadas o negadas enfáticamente, ellas sigues estando ahí, con cargas de distinto signo, pero presentes. 

En la pinacoteca hallaremos desde los dibujos que aparecían en las etiquetas de los productos alimenticios que consumíamos de niños (los bebés rozagantes de las compotas; las aldeanas holandesas con suecos y sombreritos puntiagudos, molino de viento incluido a fondo, de las latas de leche condensada) o las imágenes de los almanaques (vistas panorámicas de países lejanos y exóticos, rostros de modelos anónimas con la mirada perdida) y de los cuadros colgados en las paredes  del hogar (sagrados corazones y una extensa galería de santos católicos, cisnes que nadan eternamente en lagos luminosos, flamencos de vivos colores en paisajes tropicales). Y la lluvia de imágenes provenientes de periódicos, revistas, afiches… De los anuncios publicitarios colocados en vallas, paneles, marquesinas… De los grafitos escritos en los muros de las ciudades. De los libros y de los museos. Y en los años más recientes, habría que añadir las imágenes provenientes de los video-juegos y de las incursiones que realizamos por el ciberespacio a través de las superautopistas de la red internet. 

Todos esos referentes –en algunos casos conocidos, procesados, refinados como resultado de múltiples experiencias; en otros, intactos, en bruto–  dan como resultado nuestra estética, eso que llamamos “gusto” y que puede ser “bueno” o “malo” de acuerdo con el punto de vista de quien juzgue. 

En cualquier caso, resulta incuestionable que mientras más imágenes creadas por auténticos artistas ingreses a ese archivador, más disímiles y amplios serán nuestros referentes, más posibilidades tendremos de juzgar con acierto qué es hermoso o no, qué es de buen gusto o no. Generalmente, esas imágenes no son estáticas, no permanecen quietas en el archivador, todo lo contrario: dialogan y riñen entre sí, se asocian y disocian, se niegan o aceptan, se asienten o contradicen, se transforman mutuamente, y transforman, con esa interrelación, nuestras concepciones  y juicios estéticos. 

Cuando entramos en una galería y nos enfrentamos a una nueva representación visual, desconocida hasta entonces, el proceso de aprehensión que realizamos no es  neutro, no se produce en condiciones asépticas de laboratorio, es una aprehensión contaminada, sobre la cual inciden patrones, concepciones y gustos que son resultado, en buena medida, de nuestros referentes. Esa nueva imagen, ese cuadro que se exhibe en la pared de la galería:  ¿Me gusta? ¿No me gusta? ¿Me conmueve o no? ¿Me emociona, me irrita? ¿Me deslumbra, o me deja indiferente? ¿Lo acepto,  lo rechazo?  Aparentemente –pero sólo en apariencias– soy yo quien juzga, quien decide,  pero en realidad detrás de mí, manipulando mi criterio, mi sensibilidad, están los siete enanitos de Disney y los consabidos cisnes y flamencos de los cuadros kistch; la imaginería católica, incluidos sus cristos escuálidos de ojos lánguidos e innumerables versiones de la Virgen María y de todos los santos; la Gioconda o Mona Lisa, de Leonardo da Vinci y el David, de Miguel Angel Buonarroti; Las señoritas de Avignon, de Pablo Picasso, y la Marilyn Monroe, de Andy Warhol;  las imágenes etéreas de Marc Chagall y los paisajes interiores de Amelia Peláez; los relojes derretidos, de Salvador Dalí, y los eclécticos colages de Robert  Rauschemberg; los numerosos logotipos y símbolos del mundo contemporáneo (desde las señales del tránsito hasta los cinco anillos de los Juegos Olímpicos)… Esa gran comparsa invisible, esa suma de referentes, es, en realidad, el gran jurado, quien otorga su veredicto, quien sanciona o rechaza. Esa, y no otra, es la explicación del fenómeno que acontece cuando, detenidas dos personas ante un mismo cuadro, para una de ellas resulte inefable y para la otra, sencillamente inmundo. 

De ahí la importancia de enriquecer, desde la infancia más temprana, el reservorio de referentes visuales de los niños con obras de reconocida calidad, de diferentes artistas, épocas, escuelas, estilos, tendencias, intenciones. 

En esa labor de formación del gusto, de refinamiento estético, de afinación de los sentidos, los libros infantiles ilustrados desempeñan un rol protagónico. (Me refiero, bueno es aclararlo, a los libros ilustrados por artistas de valía, originales, que entregan propuestas que se insertan dentro de una corriente cultural, y no a los ilustrados por aficionados o por artesanos que apelan a estereotipos visuales.) Me atrevo a especular que, al menos del lado de este hemisferio, es muy pequeña la proporción de niños que –gracias a la iniciativa de un padre o de un docente preocupado por la iniciación artística de sus alumnos– visitan de forma habitual museos y galerías de arte. Ese contacto con las distintas manifestaciones de las artes plásticas –la pintura, el dibujo, el grabado, el collage, etc.– se produce, con mayor frecuencia, cuando accede a las páginas de un libro y encuentra buenas ilustraciones en ellas. 

Cuando surgió el libro infantil, siglos atrás, como un instrumento destinado a la enseñanza, ajeno a la ficción, lo lúdico  y la recreación, este carecía de gráfica, con la excepción de la portada o de alguna que otra viñeta o letra capital diseminada por el texto. Fue necesario aguardar por la edición, a mediados del siglo XVII, del Orbis sensualium pictus, libro del checo moravo Comenio, precursor de la nueva pedagogía, para que la imagen gráfica comenzara a ser utilizada y explotada como un elemento de especial importancia en la educación de la niñez. 

De entonces a la fecha, literatura infantil e ilustración han sido términos estrechamente interrelacionados. Pero de ser una simple acompañante o escolta del texto, la ilustración comenzó a ganar cada vez mayor relevancia en las obras para niños. No olvidemos las palabras que, con su característica impertinencia, pronuncia Alicia en el primer capítulo de sus aventuras en el país de las Maravillas: “¿De qué sirve un libro si no tiene dibujos o diálogos?” 

En las últimas décadas, ha cobrado cada vez mayor fuerza el picture book o libro ilustrado (también conocido como álbum). Ediciones en las que la imagen gráfica adquiere preeminencia, bien porque narra sin necesidad de apoyarse en palabras o bien porque posee tanto o mayor protagonismo que el texto que la acompaña. Muchos artistas plásticos de calidad excepcional han hallado en la ilustración de libros su medio de expresión personal: pensemos que creadores de la talla de la alemana Binette Schroeder, la checa Kveta Pacovska o el estadounidense Chris Van Allsburg bien podrían haber optado por trabajar sólo como en pintores o dibujantes y crear piezas únicas, destinadas a ser exhibidas en las paredes de una galería o a engrosar las colecciones privadas, pero, en cambio, prefirieron ser ilustradores de libros, crear obras con el propósito de que se multigrafiaran en cientos de miles de ejemplares y dialogaran con los lectores de todos los continentes. 

Sin embargo, las representaciones visuales de estas y otras muchas figuras nada tienen que envidiar a las de artistas de otras manifestaciones de la plástica. 

Con esto quiero decir que hojear un libro de Kveta Pacovska, pensemos en esa joya que lleva por título Teatro de medianoche, mirar sus imágenes con detenimiento, regodeándonos en sus formas, sus colores, su atrevido sentido de la composición, equivale, de cierto modo, a visitar una galería donde se expusieran trabajos originales de esta creadora. Un libro ilustrado por un artista relevante, bien editado y mejor impreso, puede funcionar, entonces, como una sala de arte. Y si un libro actúa como una pequeña galería, entonces, una buena biblioteca de libros ilustrados, funciona como un museo. 

El libro infantil ilustrado es un camino hacia la apreciación de las artes visuales. Es un medio excelente para abonar la sensibilidad del niño, para abrir sus sentidos a modos diferentes de representar que trasciendan lo figurativo, lo explícito y lo obvio. Es una vía idónea para familiarizarlo con propuestas que sorteen el peligro del estereotipo, del clisé. 
Gran parte del “almacén” de imágenes visuales que acompañan al niño contemporáneo está constituido por estereotipos. Ellas suelen ser estereotipadas, idénticas, como las imágenes que aparecen en las series de dibujos animados de producción japonesa que invaden las pantallas de televisión. Naves espaciales, robots, monstruos, héroes y heroínas responden a un patrón esquemático y previsible, tanto en la forma como en el color, que conspira contra la apropiación de propuestas de representación que utilicen otros lenguajes. 

“Un estereotipo es una imagen esquemática, simplificada, superficial, de alguna cosa o persona”, ha escrito la ilustradora alemana Monika Doppert, y también: “Esta imagen se nutre de generalizaciones, opiniones de segunda mano y prejuicios; y se reproduce y multiplica irreflexivamente. No penetra en ella la realidad compleja, rica y contradictoria. Es una imagen prefabricada que existe y persiste gracias a nuestra falta de confianza en nuestra propia capacidad de observación y en nuestro criterio, y gracias a nuestra inercia mental”. Doppert concluye afirmando que los estereotipos no sólo sustituyen la observación y la reflexión personales, sino que pueden llegar a impedirlas y atrofiarlas, pues “el que usa estereotipos se resigna a ver con ojos ajenos” (1). 

Los libros ilustrados de calidad, en los que hay cabida para diferentes modos de ver y representar la realidad, son la mejor alternativa contra el peligro de los estereotipos. “(…) Después de pasar un par de horas en una exposición, nos desenvolvemos mejor en un mundo visual bastante diferente del que dejamos al principio. Vemos lo que antes no veíamos y vemos de una forma nueva. Hemos aprendido” (2), afirma el ensayista  estadounidense Nelson Goodman, convidándonos a aceptar que toda experiencia estética es, de algún modo, una experiencia cognitiva. Pero, esa situación que propone Goodman, refiriéndose a una exposición de arte, ¿no podría hacerse extensiva a la experiencia de relacionarse con un libro ilustrado apelando a códigos no estereotipados? Al principio, esos códigos desconciertan, como también desconciertan un nuevo sabor o un nuevo sonido, pero progresivamente los sentidos acogen la novedosa alternativa; no se trata de que comience a gustarnos, sino que desaparece el desconcierto, la fobia por lo distinto: “Hemos aprendido”. Aprender a no temer, aprender a no rechazar apriorísticamente, aprender a percibir el mundo con todos los sentidos posibles (en la actualidad, se  llega a hablar  de hasta once sentidos), con múltiples perspectivas y matices. Aprender que ninguna representación de un perro (por estereotipada que esta sea, por afianzada que esté en el imaginario cultural) es el perro, únicamente se trata de uno de los miles de modos posibles de representarlo. El perro Disney no es más perro que el perro cubista o el hiperrealista. El único perro-perro, el perro auténtico e incuestionable, universal, es el que ladra, mueve la cola y padece las pulgas inmerso en la realidad-real. 

Al respecto, señala el teórico francés Marc Soriano: “(…) hay que ayudar al niño a superar o al menos matizar la noción de semejanza inmediata, para acceder a la idea de una representación más próxima a la sensación (impresionismo, simbolismo, pintura  no figurativa, pintura abstracta) para que amplíe su horizonte: uno puede  preferir una u otra orientación musical o pictórica, pero es bueno ser capaz de apreciar también las demás orientaciones, situándolas en su contexto histórico y geográfico” (3). 
Usualmente, los ilustradores-artistas relacionan su trabajo con determinados movimientos o tendencias de la plástica contemporánea. Es posible hallar ilustradores cuyo quehacer se encuentra entroncado con el impresionismo, con el surrealismo, el expresionismo, el pop o con la llamada pintura ingenua. El estilo de otros nos remite a asociaciones con  creadores claves de diferentes etapas: Paul Klee, Kandinsky, Miró, Matisse, Chagall… Entonces, disfrutar de sus ilustraciones para un libro determinado es también transitar por un puente que nos prepara para el encuentro con momentos y figuras de la plástica universal. El niño que ha observado y padaleado, solo o en compañía de un adulto sensible, las ilustraciones que hizo el mexicano Carlos Pellicer López para su libro Julieta y su caja de colores (suerte de homenaje a la pintura no sólo como arte, sino como vocación vital, acto expresivo y comunicativo) no quedará atónito cuando, más tarde, se enfrente por primera vez a los cuadros de Picasso, Mondrían, Léger, Seurac, Signac, Van Gogh… La gráfica de Pellicer López lo habrá familiarizado con técnicas, lenguajes, figuraciones y coloridos poco usuales en su reservorio de imágenes. Lo habrá preparado para percibir nuevas representaciones del mundo. Se rechaza, se teme, lo desconocido. Sensibilizar es empezar a conocer y a entender la diferencia, y sólo lo que se conoce puede llegar a estimarse o a respetarse. 

Sin embargo, como comentábamos anteriormente, no cualquier libro, por el hecho de ser portador de ilustraciones, puede desempeñar de modo satisfactorio la función de preparar a los niños para el conocimiento y el disfrute enriquecedor del universo de las artes visuales. Muchas propuestas responden a esquemas y formas que, lejos de ampliar el horizonte cognitivo estético del niño, lo que logran es reducirlo, enclaustrarlo, por insistir en el estereotipo. Esto se debe no sólo a la voluntad individual de los ilustradores o a sus aptitudes como artistas, sino también a razones de mercado, a estudios de la demanda de los consumidores del producto libro infantil. El investigador brasileño Luís Camargo ha aventurado para este fenómeno una posible explicación que no descarta la validez de otras: “(…) mientras la vanguardia procura romper con el horizonte de expe ctativas del público, sin importarle el tiempo que éste tarde para comprenderla y apreciarla, el libro infantil es un producto industrial, un bien de consumo que implica inversión de capital y del cual se espera que no dé pérdida, que permita recuperar el capital invertido y que dé lucro. Para lograr eso, el libro infantil no puede apartarse demasiado de las expectativas de los lectores. Por eso, las innovaciones formales y temáticas acompañan con atraso, mayor o menor, la literatura para niños. Con la ilustración pasa algo parecido: ella acompaña el gusto dominante por un arte figurativo que no se aparta mucho de la representación de la pintura académica” (4). 

En el propósito de contribuir a la formación de un niño capaz de disfrutar de las artes visuales sin intolerancias, de manera atenta y respetuosa, abierto a lo antiguo y a lo clásico, a las vanguardias de la historia, a lo moderno y a lo posmoderno, los mejores libros ilustrados de cada época se constituyen en auxiliares invalorables. Pensemos en cuántos referentes estéticos de calidad, de real dimensión cultural, puede aportar el conocimiento de los dibujos que hicieran, en el siglo XIX, el inglés John Tenniel para Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, o el francés Gustave Doré para los Cuentos de antaño, de Perrault; el ruso Bilibine para las recopilaciones de cuentos tradicionales hechas por Alexander Nicolaievich Afanasiev y para los relatos de Alexander Pushkin. O, más cercanos en el tiempo,  todo lo que puede enriquecerlos apreciar los dibujos tan peculiares, reveladores de sensbilidades irrepetibles, de los británicos Quentin Blake, Tony Ross, David McKee, Helen Oxembury y Anthony Brownw; de los franceses Tomi Ungerer y Nicole Claveleux; de la finlandesa Tove Jansson; del suizo Etienne Delessert; del italiano Roberto Innocenti; de los alemanes  Klaus Ensikat, Binette Schroeder, Janosch, Helme Heine y Quint Buchhelz;  de los checos Jiri Trnka y Kveta Pacovska; del eslovaco Dusan Kallay; del holandés Max Velthuijs;  de los españoles Asun Balzola y Alfonso Ruano; del japonés Mitsumasa Anno; de la austríaca Lisbeth Zwerger; de los estadounidenses Maurice Sendak, Leo Lionni, Ezra Jack Keats, Tommie de Paola, Lane Smith y Robert Zelensky;  de los rusos Guennadi Spirin y Andrej y Olga Dugin… Y, remitiéndonos ya a Latinoamérica, las brasileñas Ángela Lago y Cica Fittipaldi; los cubanos Eduardo Muñoz Bachs, Enrique Martínez, Manuel Tomás González y Lázaro Enríquez; los argentinos Ayax Barnes y Oscar Rojas; el mexicano Gerardo Suzan; las venezolanas Morella Fuenmayor y Gloria Calderón; los costarricenses Vicky Ramos y Álvaro Borrasé; los colombianos Ivar Da Coll, Alekos, Esperanza Vallejo, Olga Cuellar, Rodes y Ana María Londoño… 

Imaginemos una biblioteca en la que estén al menos uno de los numerosos libros ilustrados por estos y otros destacados artistas. Recorrer esas obras, leer sus dibujos, deleitarnos con ese acervo de imágenes, puede ser un ejercicio de instrucción visual que inicie a un niño en la percepción activa y crítica del arte, que alimente de referentes culturales insustituibles su “pinacoteca” vital, que le permita hacer descubrimientos, educar su sensibilidad estética, afinar su gusto y establecer ese diálogo con su interlocutor al que aspira toda obra de arte. Porque, recordando a Hegel, “la obra de arte no existe para sí, sino que es esencialmente una pregunta, una alocución al pecho en donde resuena,  una llamada a los sentimientos y a los espíritus”. 
Notas: 

1. Doppert, Monika. “Dibujar para los niños venezolanos”. En: Parapara, no. 1, junio 1980. Caracas, pp. 23-24.  
2. Goodman, Nelson. De la mente y otras materias. Madrid: Piados, 1995. 
3. Soriano, Marc. “Iniciación a las artes”. En: La literatura para niños y jóvenes. Guía de exploración de sus grandes temas. Buenos Aires: Colihue, 1995, p. 427. 
4. Camargo, Luís. Ilustraçao do livro infantil. Bello Horizonte: Editora Le, pp. 41-42. 
Sergio Andricaín, crítico e investigador literario cubano. Autor de Un zoológico en casa, Libro secreto de los duendes, Hace muchísimo tiempo, La caja de las coplas, El libro de Antón PiruleroIsla de versos, Arco iris de poesía y otros títulos. 

ENTREVISTA A JAVIER VILLAFAÑE

La vida en las manos

Considerado por muchos el mejor titiritero del mundo, autor de infinidad de libros de cuentos para chicos, artesano ambulante que recorrió el mundo con una valija y su inseparable Trotamundos, obsesionado con Dios, La Muerte y El Diablo (a los que también dio vida), narrador de una sensibilidad en extinción, Javier Villafañe estaba convencido de que iba a morir con sus creaciones (algo que incluso habían discutido juntos). A diez años de su muerte, Radar reproduce una entrevista inédita de María Esther Gilio al hombre que hablaba con La Muerte.

 Por Maria Esther Gilio



“Monarca de los titiriteros”, dijo el rey Juan Carlos inclinándose ante Javier Villafañe, “Rey entre los reyes, el más justo y admirable”, respondió Javier Villafañe inclinándose ante el rey Juan Carlos. “Chámpate, chámpate”, dicen que dijeron los niños que presenciaban las inclinaciones de ambos reyes al mejor estilo Lejano Oriente.

Pero hoy, Maese Javier no está más con nosotros. Diez años hace (mayo de 1996) que emprendió el último viaje. Querríamos saber si consiguió convencer a Dios de que lo dejara bajar al infierno, para él más divertido. Creemos que Dios no aceptó su propuesta, no se quiso perder a alguien tan loco, cariñoso y divertido y lo tiene a su diestra anotando las noticias menos celestiales del día. Sus colegas seguramente siguen haciéndolo enojar diciéndole: “Tú eres el mejor titiritero que ha puesto sus pies en el mundo”.

¿Sabe Javier? Yo creo que García Márquez lo leyó a usted y en sus cosas encontró una puerta por la que meterse. Mire, tomo cualquier libro suyo, lo abro en cualquier parte, leo y recuerdo siempre a García Márquez. Yo creo que fue usted quien inventó el realismo mágico.

–Ah, García Márquez, amo a ese hombre. Pero hay algo, si nosotros pudiéramos. Los niños pueden. Fíjese, un chico que nunca había leído a García Márquez me cuenta ese cuento de Dios que cae en el gallinero de una casa. “A mí se me ocurren muchas cosas”, me dijo el chico cuando le pregunté. “Pero nadie me pide que las escriba. Y después que las cuento...” 

Claro, sentía que ya no era necesario escribirlas –dijo Javier Villafañe con esa voz grave, algodonosa, sin aristas y apenas audible. Una voz que escuchada luego, en la cinta, tiene sonido de viento pasando entre las hojas o de agua corriendo, tan pareja, continua y uniforme que se hace difícil separar una palabra de otra. O dicho de manera más sincera, una voz que transforma la desgrabación en un infierno, tanto que llegué a adorar mi propia voz en el grabador, cosa que no me sucede jamás, y sonreí deleitada cuando me escuché limpiamente decir: “Es Trotamundos el personaje que más quiere?”

Sí, creo que Trotamundos es mi hijo preferido.

No siempre el hijo preferido tiene el mejor padre. Hay amores que ahogan.

–Sí, por algo se queja Trotamundos de que los cuchillos que llevamos en la valija son de utilería. “Porque un día voy a matarte”, dice. Y cuando yo le pregunto por qué, él dice: “Porque eres mi padre”. Pero no sé si es el que más quiero. A usted le parecerá mentira. Yo le he hecho varios reportajes a Trotamundos, uno cuando cumplió la mayoría de edad, otro en España y otro que luego escribí en algún libro. Pero yo los quiero mucho a todos. De pronto estoy preparando los muñecos para viajar y digo: “Voy a llevar sólo a Trotamundos, al Diablo, a la Muerte y a estos dos”. Y miro a los otros y me digo: “No, no, ¿cómo voy a dejar a estos otros?, no puedo”. Y al final los llevo a todos. Usted dirá que hago literatura.

Pero cómo voy a decir que hace literatura si le estoy mirando los ojos. Le da pena dejarlos.

–Claro, claro. Y hace unos días, de pronto, le dije a Trotamundos: “Mirá si yo te dejara. Ah, te das vuelta la cabeza para el otro lado, como si no quisieras oír”. Y en ese momento Luz Marina, mi mujer, que entra en el cuarto, pregunta: “¿Qué decías?”. “No, nada, nada”, le contesto yo. Luz me mira y tampoco dice nada. Ella sabe que yo hablaba con Trotamundos. Hablo mucho con él, es el muñeco con el que más hablo.

Usted, en sus obras, habla a menudo de la muerte. Es una muerte que no asusta la suya, tal vez porque con ella se puede dialogar, y nosotros confiamos mucho en el diálogo.

–Sí. Yo creo que los uruguayos creen en el diálogo. Y está bien, hay que tener esa confianza. Mire lo que me pasó una vez. Yo estaba enfermo, muy enfermo, y tenía que morir porque me había atacado una terrible pulmonía. Entonces me dije: “Está bien, algún día tenía que morir, pero no todavía. Veamos qué hago”. El médico, muy amigo, venía tres o cuatro veces por día a verme. Buscaba un pretexto y venía, porque sabía que en cuanto él se diera vuelta, paf, yo me le iba. Se me ocurrió una cosa. Cuando él entró una de esas veces yo empecé a hablarle en voz muy muy alta, tan alta como si en un teatro debieran escucharme desde el paraíso. “Mirá, yo quiero salir de esto porque tengo que terminar un libro, y además tengo un contrato que cumplir dentro de cinco años”. “Sí, sí”, dijo él y le preguntó a mi compañera: “¿Qué le pasa a Javier, está sordo?”. “El tiene bien el oído, no está sordo”, dijo ella. Y él: “No sé, ha entrado en una cosa delirante”. Cuando ya se iba lo llamé: “Acercate”, le dije. “¿Sabés por qué te hablaba tan alto? Porque a lo mejor la muerte está escuchando. La muerte está detrás de todas las paredes, las puertas. Si me oye va a decir: ¿Cómo voy a llevarme a este viejo que tiene tantas cosas que hacer?”.

¿Tiene, sí, muchas cosas que hacer?

–No, no tantas, eso fue para engañar a la muerte. En realidad ya hace un tiempo que me digo: “Quiero ver amigos, leer, tomar vino y dejar que el tiempo pase sin ponerme a contarlo”.

Sabe Javier que la cara de Maese Trotamundos es un poco triste, escéptica, bueno, además de inteligente. Trotamundos es muy inteligente, creo.

–Sí, es. ¿Le miró los ojos, los miró bien? Tienen muchos años esos ojos para un títere. El nació en 1933, ya llegó a la mayoría de edad y ya me hizo todos los reproches que se le hacen a un padre a esa altura. Me dijo: “Yo no hablo así, ésa no es mi voz. Usted no conoce la voz de ninguno de nosotros. No conoce nuestra manera de caminar. Nos hace caminar como camina usted”.

Y también: “¿Por qué no hay en la maleta un revólver con balas que maten y un cuchillo filoso? ¿Y si yo me quisiera suicidar?”. ¿Qué sabe Trotamundos sobre la muerte?

–El sabe que moriremos juntos porque se lo anunció una adivina. El me ha dicho: “Le tengo miedo a la muerte. Por favor, mírese a un espejo. Usted ha envejecido. Tiene la barba totalmente blanca. Está tan viejo que puedo matarlo con un cuchillo de utilería”. Y hablando de esto recuerdo a una titiritera que un día conocí, con la que hablamos muy largamente de nuestros viajes y nuestros muñecos. Quiso mostrármelos. Abrió la maleta que tenía cerrada desde hacía largo tiempo y adentro sólo había polvo. Era la realidad más terrible de la muerte. Ella se puso muy triste. Esa imagen no se me borrará jamás. Los muñecos se habían transformado en polvo.

Usted es tan vital que uno jamás lo asociaría con la muerte. Sin embargo en su literatura siempre está allí nomás, tan cerca del niño como del anciano.

Ella está presente en todas las cosas, en el amor –“Largas horas tiene el día, el amor sólo un instante”–, está en esta llave que parece tan fuerte y que un día no será más esta llave, derecha, dorada y dura. Tengo un poema sobre la muerte pero mala memoria.

Neruda dijo en una charla que para él había una sola forma de olvidar a la muerte: el amor. También decía “un poeta no puede vivir ni escribir sin estar enamorado”.

–Un titiritero tampoco. No se puede ni se debe. Aunque a veces el amor se termina y uno sufre.

No lo veo sufriendo.

–Sí, sí, he sufrido. Yo he tenido muchas novias, muchas amigas. Y a veces alguna me ha dicho: “Basta, se acabó, andate”. Porque el amor se había terminado pero yo no lo sabía, no sentía que se hubiera terminado. Aunque algo había hecho para que eso ocurriera. Yo me quedaba muy, muy triste.

Muy, muy triste, pero por muy poco tiempo, ¿verdad?

–Sí, ¿cómo lo sabe? Se me pasaba pronto.

Porque encontraba otra.

–Sí, sí. La compañera que más tiempo me ha durado es Luz Marina, 10 años.

¿A usted, más que Dios le gusta el diablo, verdad?

–Sí, me gusta más. El diablo es más ingenioso.

¿Dios es más previsible?

–Las cosas que se le ocurren al diablo jamás se le pueden ocurrir a Dios. Yo tuve un problema con Dios. En cambio a mí el diablo nunca me dio un dolor de cabeza.

Le gusta más el diablo, sin embargo usted va a tener que bancarse a Dios por una eternidad. Yo no lo veo en el infierno.

–Sí, pero el infierno debe ser muy aburrido, quiero decir el cielo. Siempre me equivoco, pienso cielo y digo infierno o al revés, ¿por qué será que me equivoco? Le preguntaré a San Simeón, el santo patrono de los titiriteros, él debe saber, fue el primer hombre que tuvo al niño Jesús en sus brazos.

¿Antes que José? ¿Sabía que un grupo de católicos quieren rever la virginidad de María y la paternidad de José?

–Yo tengo un poema que dice “Santo Dudoso de la fidelidad de su esposa”. Está en un libro que quiero mucho: Historiacuentapoema. Allí también está la historia de un venezolano, el doctor José Gregorio Hernández, al que quieren hacer santo. El pueblo está empeñado en eso. Pero hay algunas cosas en contra.

¿Qué cosas?

–Que se teñía los bigotes. Y además su muerte, que no fue heroica. El único auto que funcionaba en toda Venezuela lo mató. El cruzaba la calle luego de haber comprado en la farmacia remedios para una anciana menesterosa cuando se topó con el auto homicida.

Cómo es esa historia del payaso cuyo pipi, dice usted, crece y crece, tanto que lo tapan con una sábana y la sábana parece una bandera en su mástil. Usted dijo que ese payaso existió.

–Sí, existió. Su mujer se reencontró un día con una amiga del colegio y así se reanudó un amor nacido en la infancia. Ella dejó al payaso y se fue a vivir con su amiga. El payaso me lo contó todo, me dijo cómo ella en la noche se demoraba en llegar a la cama. Y cómo decía: “Estoy cansada”. Me dijo que él la acariciaba pero sentía el rechazo de su cuerpo. Mi caricia tocaba su sudor frío y resbaloso como el vientre de un reptil, dijo. Ella, Maricarmen, se fue un día con Maite, su ex compañera de colegio. “Suerte que se fue con una mujer”, me dijo el payaso, “si se hubiera ido con un hombre, la mato. Yo no soy un cornudo”. Era tan inocente aquel payaso. Uno al final se confunde y no sabe qué es fantasía y qué es realidad. Ocurren cosas tan raras. Mire lo que pasó con aquella mujer que se había enamorado de un gallo.

¿Quién era?

–Era la hija de un general con las paredes de su casa llenas de sables, y las vitrinas de medallas. Muere el marido, que era coronel, y entonces se enamora del gallo. ¿Qué hacer? –dice Javier riendo para adentro, con una risa silenciosa que todo el cuerpo acompaña–. Hija de un general y mujer de un coronel, lo primero que hace cuando ve que el gallo ni la mira es matar una a una todas las gallinas. Hecho esto, va y convida al gallo, que ahora llama Juan, para que entre a su casa. Pero Juan se niega. Entonces ella toma una cesta llena de maíz y los va tirando para que Juan la siga. Le lleva días enseñarle a entrar, a subir la escalera. Pero lo consigue. Y luego consigue que se suba a la cama, para lo cual desparrama granos sobre las sábanas y sobre su sexo. Pero para seducirlo más aún, busca gusanos y los pone sobre sus senos y su sexo.

¡Mi Dios! ¿Y cómo termina?

–Con la hija del general y viuda del coronel diciendo: “¡Juan! ¡Juan! ¡Juan!”. Pero no sonría que esta historia no tiene un final feliz. Un día Juan desapareció, entonces la hija del general lo buscó, lo buscó y lo buscó. Aquí, allá y más allá. Pero no lo encontró. “Me lo robaron las solteronas de mis cuñadas”, dijo finalmente.

Cuénteme ahora de ese viaje que hizo con un teatrito por la ruta del Quijote.

–Sería tan largo de contar ese viaje que 20 cintas no alcanzarían. Porque allí andábamos despacio todos los que íbamos, que éramos diez. Cuatro titiriteros, dos fotógrafos, un ventrílocuo, un cronista y un estudiante. La gente en estos pueblitos no tiene urgencias. La gente conversa mirando cómo el humo de las pipas sube y se confunde con el humo de las nubes. Allí la gente distrae su ocio contemplando el vuelo de los ángeles, mientras sentada al sol teje su propia mortaja, porque quiere entrar vestida al cielo. Allí las gentes se saludan diciendo: “Vaya con Dios y la buena hora”. Y le cuento que es tan fuerte el  espíritu del Quijote de La Mancha que todos terminamos hablando como si fuésemos personajes de El Quijote. Escuche: “En puerto Lápice tocónos ser huéspedes de doña Lola, mujer que nos tratara tan mal y tan bien como sólo se trata a la familia”. ¿Qué le parece?
Escrito por Cervantes.

–No exagere si quiere que le crea.
Bueno, otra pregunta, la última. Usted ha dicho: “El títere es la sombra del hombre”.

–Es que están tan unidos. Puede ser así y también al revés. Yo quería hacer algo en que estuvieran unidos el titiritero, el títere y el teatro. Como si en las venas de los tres corriera la misma sangre. Y esta idea, este deseo que tengo de esta obra me hace doler el pecho. Yo creo que todo lo que uno ama es dolor.

Esto lo dice un personaje suyo, un titiritero miserable que anda por ahí con su hijo, su pequeño teatrito y tres personajes: la Novia, la Muerte y el Soldado. El dice: “Felices y desdichados aquellos que no aman su oficio”.

–Pobrecito del que ejerce su oficio sin dolor. Duele, duele el oficio. Cómo duele.

domingo

LIBROS INFANTILES ILUSTRADOS

Libros Infantiles ilustrados por importantes artistas en la ciudad de Londres del siglo XIX.

Representan Personajes de la época con sus decorativas vestimentas con maravillosas figuras.

Las Costumbres quedan ampliamente registradas en estas panorámicas impresas.

Los niños y los animales se complementan en un diseño imaginario inconmensurable.


The Circus Procession 1888

The circus Procession 2-1888

The circus Procession-3 -1888

pag 13v-London Town-1883

pag 15 London Town-1883

Ballad of the Lost Hare- 1882

Ballad of the Lost Hare 2-1882

The Baby's Own Aesop Being the Fables Condensed in Rhyme-Walter Crane 1887

A wonder book for girls & boys-Walter Crane-1892

A wonder book for girls & boys 2-Walter Crane-1892

A wonder book for girls & boys 3-Walter Crane-1892